Adepac propone establecer campañas en centros escolares para evitar el abandono de las mascotas

Adepac.

José Antonio Valbuena coincide con los responsables del centro en la necesidad de concienciar a las nuevas generaciones sobre el abandono de mascotas.

El vicepresidente y consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Tenerife, José Antonio Valbuena, visitó recientemente la Asociación de Defensa y Protección de Animales en Canarias (Adepac), ubicada en El Sauzal, para conocer de cerca la labor que realizan y las posibilidades de establecer campañas de concienciación sobre el abandono de las mascotas.

Los responsables de Adepac plantearon la posibilidad de establecer campañas orientadas a centros escolares para evitar el abandono de las mascotas, y en especial, de los perros. Valbuena coincidió en la necesidad de llevar este mensaje a las nuevas generaciones para que conozcan la responsabilidad que supone hacerse cargo de una mascota. “Entidades como Adepac prestan un gran servicio a lo largo del año, dando cobijo y cariño a centenares de animales que sólo buscan una segunda oportunidad”, explica Valbuena.

Los representantes de Adepac también trasladaron al consejero la posibilidad de realizar mejoras en los accesos y zonas comunes de sus instalaciones, donde conviven habitualmente los animales. A día de hoy la sede de Adepac, ubicada en el Ravelo, en el municipio de El Sauzal, da cobijo a cerca de 400 animales.

La Asociación de Defensa y Protección de Animales en Canarias se creó en 1989 y su primera función fue ofrecer alimento a los perros callejeros de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife y localizar posibles casas de acogida y llegaron a  contar con dos pequeños albergues en la Isla.

 

1 Commentario en "Adepac propone establecer campañas en centros escolares para evitar el abandono de las mascotas"

  1. No sólo eso sino concienciar que un perro no puede vivir en una azotea, balcón o chamizo y sin contacto humano. Algunos de por vida atados a una cadena como si fueran cosas. De ahí que los hagan agresivos y los pobres no tienen culpa.

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*