Desarticulada una organización criminal dedicada al tráfico internacional de marihuana a gran escala

Tenía su centro neurálgico en Tarragona, si bien actuaba en toda España, y transportaba a Polonia más de media tonelada de droga a la semana oculta en furgonetas.

Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con la Policía de Polonia, han desarticulado una organización criminal presuntamente dedicada al tráfico internacional de marihuana y han detenido a 18 de sus miembros. El grupo tenía su centro neurálgico en Tarragona, si bien actuaba en toda España, y transportaba a Polonia más de media tonelada de droga a la semana oculta en furgonetas. En la operación han sido detenidas18 personas y se han intervenido 127.000 euros en efectivo, 6 inmuebles y 7 vehículos. Los agentes han localizado miles de plantas en distintas fases de crecimiento dentro de las cinco plantaciones controladas por los arrestados.

La organización interactuaba con traficantes a nivel local

Los miembros de la organización criminal, compuesta por ciudadanos de nacionalidad polaca, actuaban como “mayoristas” y compraban grandes cantidades de estupefaciente a otros traficantes locales para su posterior venta a nivel internacional. Los investigados, asentados en la provincia de Tarragona, habían extendido su radio de acción a otras provincias españolas, donde contactaban con los responsables de otras plantaciones a quienes  compraban su cultivo, manteniendo así una amplia red de suministradores.

Después de diversas indagaciones, se pudo localizar varias plantaciones regentadas por los miembros de la organización, así como los domicilios de los integrantes, junto a otras plantaciones a las que los miembros acudían con cierta regularidad para comprar las cosechas a los traficantes locales. Acto seguido exportaban el estupefaciente, empleando para ello sus vías de transporte europeas y vendiendo así la sustancia en el mercado negro internacional.

Envíos de más de 500 kilogramos de droga a la semana en furgonetas

Asimismo se pudo constatar que la marihuana era posteriormente enviada a Polonia en furgonetas, camuflada dentro de ruedas de camión. Por otra parte, movían el dinero procedente de la venta de la sustancia estupefaciente escondido en lugares recónditos, como paquetes de pasta alimenticia, para dificultar su localización. Los arrestados reinvertían sus beneficios en nuevas plantaciones, inmuebles y vehículos de alta gama con el objetivo de blanquear así los beneficios obtenidos.

Finalmente, tras la fase de explotación de la operación, se llevaron a cabo 11 entradas y registros en Tarragona, Barcelona y Granada, en los que se intervinieron 127.000 euros en efectivo y se detuvo a 18 miembros del entramado delictivo. Además, se hallaron decenas de paquetes de marihuana ya envasada y lista para su traslado al extranjero.

El presunto responsable de la organización se encontraba en prisión, desde donde dirigía el entramado criminal y estaba a la espera de ser trasladado a Polonia para ser juzgado en por pertenencia a organización criminal y tráfico internacional de estupefacientes. Siete de los detenidos ingresaron en prisión por orden judicial.