Mena no renunciará a la Alcaldía de Arona

El alcalde de Arona, José Julián Mena, ha subrayado “el dolor que me causa la decisión de mi propio partido de no respetar el resultado que ha expresado el pueblo de Arona, cuya voluntad de progreso y de avance no puede ser ignorada de esta forma”. Mena ha agregado su intención “inequívoca” de mantener la Alcaldía que obtuvo “con una mayoría absoluta histórica en 2019 bajo el lema de Yo digo Mena”, todo ello después de un pronunciamiento de las ejecutivas Federal, Regional e Insular del Partido Socialista, que han pedido que renuncie. Mena ha recordado que “yo como alcalde y otros seis concejales no estamos dispuestos a ceder el gobierno a ninguna otra persona, por lo que la solución planteada generaría un grave problema, al estar avalada solo por siete concejales que no cuentan con la Alcaldía. En Arona -ha recordado- no hay margen para una moción de censura y la única opción que tienen quienes realmente traicionaron la confianza del Partido Socialista es que sea yo quien renuncie, algo que no ocurrirá”.

“En el caso de renunciar al acta -ha recordado el alcalde- estaría traicionando la confianza mayoritaria de los vecinos que me respaldaron masivamente con más de 9.500 votos, el 48% del total, y treinta puntos por encima de la siguiente opción. A quien primero me debo es a mis vecinos y a mis vecinos no los voy a traicionar, especialmente cuando esta crisis se inicia en un intento de salvaguardar el interés general y evitar la influencia de intereses particulares en la gestión pública, algo a lo que el PSOE debería ser especialmente sensible”.

El alcalde de Arona, José Julián Mena, ha anunciado esta tarde que no renunciará a su acta de concejal del Ayuntamiento y, por tanto, a la Alcaldía, lo que supone que se mantendrá al frente de la corporación hasta, al menos, las próximas elecciones, avalado por otros seis concejales, que hoy mismo han reiterado su confianza en él y su rechazo a ponerse a disposición de cualquier otro candidato de la lista que acompañó al alcalde en las elecciones celebradas en 2019. No hay que olvidar, además, que los diferentes dictámenes que se han solicitado al respecto han descartado, de manera inequívoca, la posibilidad de una moción de censura en Arona, por lo que es posible abrir vías de diálogo con otras fuerzas para dotar al municipio de la estabilidad necesaria.

Arona, por encima de las siglas de cualquier partido político

“Siento un dolor inmenso -ha explicado- al ver cómo mi partido ignora el caudal enorme de apoyo que prestó en 2019 al Partido Socialista, un apoyo que no puede ser ignorado y tratado de esta manera. Representamos un proyecto para hacer avanzar Arona y Arona está por delante de las siglas de cualquier partido político”, ha agregado.

El alcalde ha recordado que “en 2019, nos presentamos todas y todos bajo un lema claro: Yo digo Mena, que obtuvo una confianza más que contundente de los vecinos de Arona, con más de 9.500 votos, el 48% del total, superando en más de treinta puntos a la siguiente opción. Por lo tanto -ha agregado- renunciar sería traicionar la confianza de lo que más debe importar a un partido como el PSOE: el interés general, ya que esta crisis se abre en un intento por mi parte de preservarlo frente a las cuestiones particulares de un empresario. Que los socialistas cedan me causa un enorme dolor y puede constituir un error histórico que mi propio partido ya cometió en el pasado”.

Mena ha explicado que “en los próximos días hablaré públicamente de esta decisión y comenzaré a adoptar las medidas necesarias, sin olvidar que, en mi partido, como en tantos otros, las decisiones se pueden recurrir, algo que, sin duda, yo también haré como militante leal que he sido del Partido Socialista desde hace años. No obstante -ha insistido- que nadie confunda lealtad con sumisión, especialmente cuando se adopta una decisión salomónica no cuenta con los apoyos suficientes dentro del Grupo Municipal Socialista”.