Arona pedirá la colaboración del Estado para el desalojo ordenado del asentamiento en playa de Las Burras

El Ayuntamiento de Arona solicitará la colaboración de la Delegación del Gobierno para realizar un próximo desalojo ordenado del asentamiento ilegal de la playa de Las Burras, que en los últimos días se ha incrementado como consecuencia del desplazamiento a la zona de personas expulsadas de diferentes ‘campamentos’ en otros municipios de la isla.

Arona es pionera en el control de posibles asentamientos ilegales en sus playas, así como en los desalojos ordenados de los mismos. Sin ir más lejos, durante el pasado mes de mayo se volvió a limpiar la playa y se destruyeron las estructuras que levantaron personas que habían vuelto a acampar, con escaso respeto al entorno, después de una importante operación de recuperación de la zona realizada en septiembre de 2018.

El Ayuntamiento de Arona pedirá la colaboración de la Delegación del Gobierno para, en una acción conjunta con el Estado, llevar a cabo un desalojo ordenado y limpieza del nuevo asentamiento ilegal ubicado en la playa de Las Burras, en las inmediaciones de El Fraile.

El crecimiento en los últimos días del número de personas en esta zona de la costa aronera viene precedido por los diferentes desalojos que se han llevado a cabo en otros municipios de Tenerife durante estas semanas, provocando el desplazamiento de las personas expulsadas a otras áreas, entre ellas, Las Burras.

Hay que recordar que el Ayuntamiento de Arona es pionero en el control de posibles asentamientos ilegales en sus playas, así como en los desalojos ordenados de los mismos.

El consistorio ha procedido en varias ocasiones al desalojo y limpieza de dicho asentamiento en Las Burras. Sin ir más lejos, durante el mes de mayo de este año, y atendiendo a los protocolos de seguridad sanitaria por la pandemia de la Covid-19, el Ayuntamiento de Arona acondicionó todas sus playas, incluyendo la de Las Burras. En esta última se procedió a eliminar la base de hormigón del chiringuito que existía en el lugar, se limpió la playa de basuras y se destruyeron las estructuras que levantaron personas que habían vuelto a acampar, con escaso respeto al entorno, después de una importante operación de recuperación de la zona realizada en septiembre de 2018.