El aeropuerto Tenerife Sur, base de los helicópteros contraincedios del Cabildo, tecnología única en Canarias

La consejera insular de Gestión del Medio Natural y Seguridad, Isabel García ha visitado la base de las dos aeronaves en el aeropuerto Reina Sofía.

Estos aparatos cuentan con tecnología GPS y un sistema de absorción de agua en balsas de poca profundidad.

La consejera del Área de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo de Tenerife, Isabel García, ha visitado recientemente la base de los helicópteros contra incendios forestales del operativo BRIFOR en el Aeropuerto Tenerife Sur Reina Sofía. Se trata de dos aeronaves equipadas con tecnología punta en la lucha contra los incendios forestales que solo se usa en dos comunidades autónomas, y en el Archipiélago, únicamente en los medios de Tenerife.

“Hemos visitado estos dispositivos para conocer su funcionamiento, además de obtener impresiones sobre la campaña de incendios”, explicó la consejera que, además, apuntó que “este año, además de ampliar dicha campaña, podemos contar con aspectos tecnológicos punteros en estos helicópteros que nos ponen a la cabeza de las dotaciones contra incendios de todo el panorama nacional”.

Estas aeronaves cuentan con un sistema de envío de imágenes en tiempo real a través de una cámara dotada de GPS. Por medio de un software de gestión se procesan las imágenes volcándolas sobre Google Earth, conociendo la ubicación exacta de los incendios, perímetros, etc. “Esto ayuda en la toma de decisiones operativas. Se extrae muchísima información de una imagen en tiempo real para hacer una buena valoración y decidir sobre los recursos a asignar”, indicó José María Sánchez, jefe de la Unidad Operativa de Incendios Forestales y Medios Asociados del Área de Medio Natural del Cabildo.

Además, estos helicópteros usan un sistema que envía información sobre el posicionamiento de las aeronaves, tiempo de vuelo restante, y contabiliza el número de descargas efectuadas en la emergencia y los depósitos de los que ha cargado agua. “Estas aplicaciones también nos ayudan a la hora de planificar los vuelos para no dejar seco el incendio, garantizando siempre el aporte de agua con los medios aéreos”, explica Sánchez.

Por último, los dos helicópteros cuentan con la tecnología Powerfill, una bomba eléctrica de aspiración de agua que permite cargar agua en balsas con muy poca profundidad y se complementa con el uso de espumógeno, un retardante de corto plazo que prolonga la eficacia del agua multiplicando por siete su volumen y aumentando su permanencia y por tanto su efecto impregnador hasta 50 minutos sobre la vegetación, respecto a una descarga de agua solamente.