Sanidad de Canarias: Mitos y falsas creencias sobre la gripe

Sanidad recuerda que la gripe es generalmente una infección autolimitada en personas sanas, curándose espontáneamente después de unos días en la gran mayoría de los casos, pero que en ciertos grupos de riesgo puede tener un curso más agresivo.

Los síntomas más habituales son fiebre alta superior a 38ºC, dolor muscular, de cabeza y de garganta, cansancio y debilidad, pérdida del apetito, congestión nasal, tos y estornudos y, en algunos casos (bebés), vómitos y diarreas.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Salud Pública, quiere recordar algunos conceptos básicos sobre el comportamiento del virus de la gripe y su prevención, y desmentir falsas creencias y bulos sobre la enfermedad y su vacuna, coincidiendo con el inicio, la pasada semana, de la onda epidémica estacional al haberse superado el umbral epidémico tras registrarse una tasa de 110 casos por 100.000 habitantes.

La gripe es una enfermedad estacional causada por virus que mutan de un año a otro. Es una infección aguda del tracto respiratorio superior causada por el virus de la influenza, que se produce en brotes y epidemias en el mundo, especialmente durante el invierno.

Aunque sea temporalmente debilitante, la gripe es generalmente una infección autolimitada en personas sanas, curándose espontáneamente después de unos días en la gran mayoría de los casos. Sin embargo, en ciertos grupos de riesgo puede tener un curso más agresivo, causando complicaciones como neumonía, bronquitis e inflamación de los músculos del corazón y de la membrana que lo recubre (miocarditis y pericarditis). Bebés, ancianos, mujeres embarazadas, personas con inmunodeficiencia o con enfermedades cardíacas o pulmonares crónicas son los grupos con mayor riesgo de desarrollar cuadros de gripe grave.

Los síntomas de la gripe más habituales son: fiebre alta superior a 38ºC, dolor muscular, dolor de cabeza, dolor de garganta, cansancio y debilidad, pérdida del apetito, congestión nasal, tos y estornudos y, en algunos casos (bebés), vómitos y diarreas.

Estos son algunos de los mitos y falsas creencias que circulan en torno a la gripe:

  1. La gripe es molesta pero inofensiva. FALSO

Muchas personas creen que la gripe no es más que un resfriado importante, aunque en realidad es una enfermedad distinta causada por otro virus. Aunque las dos comparten síntomas (dolor de garganta, mocos o estornudos), suelen ser mucho más severos en el caso de la gripe. Además de producir un gran malestar, debilidad, congestión y tos, la gripe puede ocasionar fuertes dolores musculares y fiebre muy alta. Es mucho más peligrosa que un resfriado y puede causar complicaciones como neumonías, bronquitis, sinusitis u otitis. También puede provocar empeoramiento de enfermedades crónicas como diabetes, asma o problemas cardíacos.

  1. La gripe es peligrosa sólo para las personas mayores. FALSO

Es cierto que las personas que con mayor frecuencia enferman de gravedad o mueren a causa de la gripe son mayores de 65 años. No obstante, la gripe puede ser peligrosa para cualquier persona con una patología de base o aparentemente sana. En España fallecieron más de 6.400 personas por problemas relacionados con la gripe en la pasada temporada 2018-19

  1. Si tengo gripe tengo que ir a urgencias del hospital. FALSO

Una vez contraída la gripe, la mayoría de las personas la superan completamente en 1 semana a 10 días. Las recomendaciones básicas en caso de gripe son: guardar reposo, beber muchos líquidos, evitar el consumo de alcohol y tabaco, y controlar la fiebre mediante tratamiento con analgésicos y antitérmicos para aliviar los síntomas, siguiendo la recomendación del médico o el farmacéutico.

Si los síntomas persisten o se agravan a pesar del tratamiento, es el momento de acudir al centro de salud: cuando no desaparece la fiebre, se tienen dificultades para respirar en reposo o la tos continúa más de 10 días, especialmente si se está dentro de algún grupo de riesgo y no se ha vacunado.

  1. Los antibióticos pueden combatir la gripe. FALSO

Los antibióticos unicamente sirven para combatir las infecciones bacterianas. La gripe está causada por un virus y no por una bacteria. En consecuencia, los antibióticos no tienen efecto alguno sobre la gripe. Tomar antibióticos sin haber sido prescritos por un médico contribuye a la aparición de resistencias microbianas, y los antibióticos dejan de ser herramientas efectivas para combatir muchas infecciones.

  1. La vacuna de la gripe puede provocar la enfermedad. FALSO

Es imposible que con una vacuna elaborada a partir de virus inactivados se contraiga la enfermedad.

  1. La vacuna de la gripe impide que el sistema inmune luche contra la infección. FALSO

Es precisamente el efecto contrario. Con las vacunas se seleccionan antígenos que ayudan al sistema inmune a protegerse contra la infección, al generar anticuerpos específicos que la combaten.

  1. La vacuna de la gripe tiene efectos adversos graves. FALSO

Los efectos adversos suelen ser locales, como por ejemplo, enrojecimiento o leve dolor en la zona del pinchazo, que remiten en unas horas.

  1. La vacuna en embarazadas puede ser peligrosa FALSO

La gripe en embarazadas puede derivar en complicaciones graves como un aborto o un parto prematuro. La vacuna protege al feto, al recién nacido y a la embarazada.

  1. La vacuna de la gripe no es efectiva. FALSO

Ninguna vacuna tiene una efectividad del 100%. En el caso de la vacuna de la gripe, su efectividad en mayores de 65 años está entre el 38% y el 46% , y la gravedad y las complicaciones son mucho menores en caso de padecerla cuando se está vacunado.


  1. El contagio de la gripe no puede prevenirse. FALSO

La mejor medida de prevención frente a la gripe es la vacunación. Además, si estamos en contacto con personas con gripe o síntomas de gripe, debemos evitar exponernos a la tos y estornudos y el contacto cercano, lavarnos las manos con frecuencia, no compartir alimentos, vasos o cubiertos. Las personas con síntomas de gripe deberán usar pañuelos desechables de papel al toser o estornudar o, en todo caso, taparse la boca y nariz con la parte interna del codo para evitar contaminar las manos. Lleve una vida sana, no alcohol ni tabaco, haga ejercicio físico y alimentación saludable.

 

Se el primero en comentar en "Sanidad de Canarias: Mitos y falsas creencias sobre la gripe"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*