La lista de espera quirúrgica en Canarias se reduce en 428 pacientes durante el 1er semestre del año

La LEQ de menos de seis meses se reduce un 14,8% con respecto a diciembre de 2019, con 2.589 personas menos.

Entre las acciones previstas por la Consejería de Sanidad para aliviar las listas de espera quirúrgicas se planificarán horarios de tarde y se ampliará la cirugía ambulatoria, siempre que la situación pandémica lo permita.

Canarias no cesó la actividad durante el estado de alarma, realizando más de 18.000 intervenciones quirúrgicas entre marzo y mayo.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha publicado este viernes los últimos datos de las listas de espera a 30 de junio de 2020, en los que se registra un descenso del 1,6 por ciento en la lista de espera quirúrgica (LEQ) con respecto a los datos ofrecidos en diciembre de 2019. Según el cómputo definitivo a 30 de junio en Canarias había 25.460 pacientes pendientes de una intervención quirúrgica, lo que supone 438 menos que hace seis meses. Los datos del primer semestre del año no son ajenos al efecto del estado de alarma por la Covid-19 en la reducción de la actividad asistencial, si bien esta no cesó en ningún momento en Canarias, dándose cobertura a los casos no demorables, a los oncológicos y a las urgencias.

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias continúa con la implementación de medidas para reorganizar y retomar la actividad asistencial hasta los niveles habituales, tanto en atención primaria como hospitalaria, siempre y cuando la situación epidemiológica por la Covid-19 lo permita. Asimismo, entre las acciones previstas para aliviar las listas de espera quirúrgicas, se planificarán horarios de tarde y se ampliará la cirugía ambulatoria. Además, se reforzará el acceso a pruebas diagnósticas en Atención Primaria y se apoyarán las actuaciones con la sanidad concertada.

Con respecto a la lista de espera quirúrgica, los datos del balance del primer semestre de 2020 reflejan un descenso del 14,8% en la LEQ de menos de seis meses, que ha pasado de 19.982 pacientes en diciembre de 2019 a 17.393 a 30 de junio de este año, lo que supone 2.589 personas menos. Por el contrario, la LEQ de más de seis meses ha pasado de 5.906 a 8.067 pacientes.

La demora media para ser intervenido se sitúa en 163,4 días, frente a los 133,1 de diciembre de 2019. Sobre este último aspecto cabe destacar que, si bien la cifra general registra un incremento de 30 días con respecto a la de diciembre del pasado año, el análisis de la evolución mensual desde enero hasta junio evidencia el efecto del estado de alarma por la Covid-19 en la actividad hospitalaria entre los meses de marzo y mayo.

De esa manera, se observa un incremento del tiempo de demora media entre los meses de marzo y mayo, en el que este indicador alcanzó los 175 días, mientras que desde entonces se ha registrado un descenso hasta los 163 del cierre del semestre a 30 en junio, una tendencia a la baja que se mantiene.

40.000 intervenciones quirúrgicas en el primer semestre

En cuanto a la actividad quirúrgica, durante el primer semestre del año se realizaron 39.989 intervenciones, de las que 37.410 fueron en centros propios del Servicio Canario de la Salud y 2.579 en centros concertados. Cabe destacar que durante el estado de alarma la actividad quirúrgica no cesó, siendo atendidos aquellos casos considerados no demorables además de las urgencias y de los casos oncológicos.

Así, entre marzo y mayo ser realizaron un total de 18.748 intervenciones, de las que 3.469 se efectuaron en abril, mes que registró el mayor descenso con respecto al mismo periodo del año anterior.

Lista de espera de Consultas

Aunque durante el estado de alarma tampoco cesó la actividad en las consultas externas de la Atención Especializada, su reducción se deja notar en la cifra total de cierre del semestre, en el que alcanzaron las 1.407.949 consultas. Este dato supone un 18,6% menos que en el mismo periodo de 2019, concentrándose los mayores descensos de actividad en los meses de abril y mayo.

En cuanto a la lista de espera de consultas especializadas, se contabilizan 95.548 pacientes, lo que supone una reducción de 45.838 con respecto a diciembre de 2019, un 32,4% menos. El descenso afecta a todos los centros hospitalarios y especialidades siendo, en este último caso, aquellas con un mayor número de pacientes las que registran la mayor reducción en términos absolutos.

Así, por especialidades las que más descienden son Oftalmología, que pasa de 29.481 pacientes en diciembre de 2019 a 19.977 en junio de 2020; Dermatología, que se reduce de 22.531 a 15.212 personas; y Traumatología y Cirugía Ortopédica que se sitúa en 16.980 pacientes, 6.522 menos que los 23.502 que computaban en diciembre de 2019.

Pruebas diagnósticas

Con carácter general, también se reducen las listas de espera de pruebas complementarias. En total, el número de pacientes pendientes de alguno de los estudios especializados de TAC, mamografía, ecografía, ecocardiograma, resonancia magnética, endoscopia o prueba de ergometría ha pasado de 24.929 en diciembre de 2019 a 23.967 en junio de este año. En términos absolutos, los mayores descensos se registran en las mamografías y endoscopias, pasando de 1.027 a 438 y de 6.093 a 4.939 pacientes, respectivamente.