La aplicación de la fisioterapia neurológica en los pacientes reduce las secuelas de un Ictus en un 80%

29 de octubre Día Mundial del Ictus

El Colegio de Fisioterapeutas de Canarias, con motivo de la celebración del Día Mundial del Ictus, recuerda que en las Islas Canarias se producen 3.000 nuevos casos cada año y que está demostrado que la fisioterapia mejora la capacidad funcional de estos pacientes, principalmente si se inicia el tratamiento en las primeras 24 horas

Actualmente la sanidad pública canaria sólo cuenta con cuatro fisioterapeutas en el ámbito hospitalario, integrados en las unidades específicas del tratamiento del Ictus

La fisioterapia neurológica reduce un 80% las secuelas de un infarto cerebral o Ictus a través de tratamientos individualizados específicos, programas de ejercicio terapéutico, técnicas globales de control motor, reeducación neuromotriz y facilitación del movimiento neuromotor.

Es por esto que el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias (COFC), con motivo del Día Mundial del Ictus que se celebra este domingo, día 29 de octubre, ha querido subrayar la importancia de iniciar durante la primeras 24 horas la movilización de los pacientes con un ictus hemodinámicamente estable. “La aplicación de tratamiento fisioterapéutico debe comenzar en la primera fase de ingreso hospitalario”, subrayan los especialistas.

En el Archipiélago  se producen cada año 3.000 nuevos casos de Ictus. Esta enfermedad cerebrovascular afecta a los vasos sanguíneos que suministran sangre al cerebro. Ocurre cuando un vaso sanguíneo que lleva sangre al cerebro se rompe o es taponado por un coágulo. Debido a esta ruptura o bloqueo, parte del cerebro no consigue el flujo de sangre que necesita. “La consecuencia es que las células nerviosas del área del cerebro afectada no reciben oxígeno, por lo que no pueden funcionar y mueren transcurridos unos minutos. Por ello, el tiempo de reacción es vital para reducir secuelas y evitar la mortalidad”, indican desde la Comisión de Neurología del COFC.

El tratamiento fisioterapéutico busca en una primera fase recuperar la estabilidad del tronco y fuerza en las extremidades para poder mantenerse en pie y caminar. En un segundo lugar, se trabaja lograr la máxima recuperación motora posible, así como facilitar una mejoría general de la calidad de vida.

El Código Ictus es un protocolo de actuación de la red pública de hospitales de la Comunidad Autónoma de Canarias, en el que se prioriza el traslado del paciente con un cuadro de infarto cerebral y se le realiza un tratamiento precoz.

En concreto, en las Islas existen actualmente tres unidades en el ámbito hospitalario para el tratamiento específico del Ictus, una en el Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria de Tenerife y otras dos en los hospitales públicos de Gran Canaria (Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín y  Hospital Universitario Insular de Gran Canaria). En el Hospital Universitario de Canarias de Santa Cruz de Tenerife está funcionando una sección similar dentro del Servicio de Neurología, pero lleva años sin formalizar su estructura. No obstante, también en ella hay integrada un fisioterapeuta. Estas unidades cuentan solamente con cuatro fisioterapeutas en total, uno por unidad, para el tratamiento de los afectados, y en ellas los fisioterapeutas funcionan como parte integrante del equipo y, en ocasiones, como gestores de casos.

“Este es solo un ejemplo”, señala la junta directiva del Colegio de Fisioterapeutas, “de cómo la sanidad pública necesita incrementar urgentemente el ratio de fisioterapeutas contratados para mejorar la calidad del tratamiento terapéutico de los pacientes”.

La fisioterapia enseña al cerebro a comenzar de nuevo. A través de sus terapias los pacientes pueden mejorar su capacidad funcional, es decir, conseguir una mayor independencia en las actividades de la vida diaria, reducir el uso de ayudas técnicas o conseguir movimientos más organizados reduciendo secuelas, y evitar acortamientos musculares o luxaciones articulares, entre otros.

En este proceso, es muy importante la colaboración e implicación directa por parte de la familia y la total motivación e implicación de la persona que ha sufrido el Ictus. Los mejores resultados de una recuperación post ictus pasan por el trabajo activo y de superación diaria de la persona que sufre el infarto cerebral. Un sujeto pasivo no conseguirá que su sistema nervioso central reaprenda nuevas actividades y movimientos.

Desde el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Canarias se ha puesto en marcha una campaña de difusión a través de los medios, para hacer llegar a la población algunos consejos, entre ellos la importancia de la prevención.

Los expertos estiman que se podrían prevenir hasta el 80% de los casos de Ictus controlando la hipertensión, adoptando ciertos hábitos, que incluyen, mantener un peso saludable, una alimentación cardiosaludable rica en potasio y fibra, dejando de fumar, moderando el consumo de alcohol y sal, así como evitando las situaciones de estrés o aprendiendo a manejarlo de forma efectiva (incluyendo la práctica de técnicas de relajación, meditación o yoga).

 

Se el primero en comentar en "La aplicación de la fisioterapia neurológica en los pacientes reduce las secuelas de un Ictus en un 80%"

Deja tu comentario