Destruyen en La Gomera más de 260 kg de tuna sin trazabilidad y sin pasar por primera venta tras su captura

El titular del establecimiento mayorista está acusado de un delito contra la salud pública y otro de falsedad en documento mercantil.

Agentes de la Guardia Civil pertenecientes al Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) en la isla de La Gomera, junto a Inspección Pesquera del Gobierno de Canarias en la citada isla, tuvieron conocimiento de la descarga por parte de un barco de pesca profesional de 6 tunas (thunnus obesus) a una distribuidora del municipio de Valle Gran Rey directamente y sin pasar por primera venta. Conforme a ello y teniendo en cuenta que actualmente todas las capturas de este espécimen se encuentran fuera de cupo, se iniciaron una serie de gestiones para la localización de las mismas.

A lo largo del fin de semana, los agentes obtuvieron diversas informaciones sobre dónde y cómo las citadas 6 piezas de tuna, habían sido manipuladas para su corte y distribuidas posiblemente por distintos establecimientos hosteleros de la localidad.

Inspección

Conforme a los citados hechos, los agentes del SEPRONA junto con Inspección Pesquera del Gobierno de Canarias, realizaron una inspección en la distribuidora que supuestamente habría descargado las tunas y las habría trasladado a sus congeladores, durante la cual se comprobó que efectivamente allí se encontraba el pescado, por lo que se procedió a su inmovilización, tratándose el mismo de un total de 107 kg de tuna, ya manufacturada y preparada para su venta.

Análisis de la documentación aportada

Cabe destacar que en relación a la documentación aportada por la distribuidora inspeccionada y que en principio ampararía los 107 kg de tuna, los agentes observaron y comprobaron diversas deficiencias que podrían inducir a error (número de lote, frescura del producto, etc..), así como venta de productos pesqueros con un número de lote y una facturación cuyo peso excedía del amparado por el número de lote original de la nota de primera venta empleada. Además, también se detecta que la citada nota de primera venta fue usada de manera irregular para amparar las tunas intervenidas, ya que se correspondían con otras capturas.

Debido al análisis que realizaron los agentes del SEPRONA respecto de las citadas facturas, se comprobó que los datos no se correspondían con la realidad y que gracias al engaño, se había continuado la supuesta trazabilidad del producto hasta en tres establecimientos hosteleros donde habían sido vendidos otros tres especímenes de tuna de los descargados directamente y sin pasar por primera venta. Conforme a ello, se procedió igualmente a la inmovilización de unos 162 kilogramos de tuna por carecer de trazabilidad y primera venta, pudiendo tratarse de un riesgo para la salud del consumidor final.

*Teniendo en cuenta los citados hechos delictivos, los agentes del SEPRONA han instruido diligencias en las que investigan al propietario del establecimiento mayorista como presunto autor de un delito contra la salud pública y otro de falsedad en documento mercantil. Además, también le han sido notificadas diversas propuestas de sanción por incumplimientos en materia de pesca.

Igualmente, se procedió a la localización y notificación de propuesta de sanción en materia pesquera para el propietario del barco de pesca profesional que había capturado y descargado las citadas piezas de tuna en el muelle de Valle Gran Rey.