Canarias negocia medidas para mitigar el cierre precautorio de las pesquerías de tuna y barrilote

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias mantiene contacto directo con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para analizar la situación derivada de los recientes cierres de las pesquerías de tuna y barrilote (patudo y atún blanco en Península) y el estudio de medidas compensatorias como el posible empleo de ayudas a la paralización temporal de la actividad pesquera.

El cierre precautorio de la pesquería de tuna para la flota pesquera con base en la Comunidad Autónoma de Canarias se hizo efectivo el pasado 3 de agosto como consecuencia del agotamiento de la cuota. Esta situación se ha visto agravada con el cierre de la pesquería nacional de barrilote el pasado 19 de agosto, quedando así impedida la captura de dos de las cinco especies de túnidos migratorios de mayor abundancia en las aguas del caladero canario.

Para atenuar la situación derivada de estos cierres, el Ministerio ha iniciado las gestiones para solicitar el traspaso del remanente de cuota de atún rojo no capturado por la flota canaria en el año 2019, que quedará reflejado en el próximo Reglamento de TAC y cuotas, incrementando las históricas 571 toneladas de esta especie asignadas durante la presente campaña a los pesqueros de las islas.

La consejera de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias, Alicia Vanoostende, confía “en alcanzar un acuerdo con el Ministerio que permita aliviar la complicada situación que atraviesa el sector pesquero canario ante el cierre de las citadas pesquerías; tanto el remanente de cuota de atún rojo como las ayudas a la paralización temporal representan acciones que, en cierto modo, contribuirán a mejorar el escenario pesquero actual”.