Canarias | La Cámara pide prolongar los ERTE para adaptarlos a la recuperación de la actividad

La entidad advierte de que todos los sectores se resienten del cierre del turismo, que ha provocado un desplome de la demanda.

Sesé propone que los expedientes de regulación temporal de empleo sean flexibles y progresivos para desarrollarlos a medida que se restablezca la actividad.

“Lo que tenemos por delante en los próximos meses no es una recuperación, sino una reconstrucción”, afirma.

La Cámara de Comercio de Santa Cruz de Tenerife ha expuesto a la ministra de Industria, Comercio y Turismo la especial vulnerabilidad que presenta Canarias a los efectos de la crisis causada por la epidemia de Covid-19. El presidente de la entidad, Santiago Sesé, participó recientemente -junto a otros nueve dirigentes camerales y al presidente de la Cámara de España, José Luis Bonet- en una reunión telemática con Reyes Maroto, a quien trasladó la necesidad de que los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) utilizados para salvaguardar los puestos de trabajo en las empresas se doten de una mayor flexibilidad y progresividad, con el objetivo de que puedan prolongarse mientras la actividad no se recupere por completo y, de esta manera, incorporar de forma paulatina a los trabajadores.

Sesé -que fue el único presidente de una cámara insular presente en el encuentro- destacó que la estrecha dependencia del turismo y el peso del sector servicios convierten al Archipiélago en la región más expuesta al impacto de la crisis, como ya lo han demostrado los datos de afiliaciones a la Seguridad Social del mes de marzo, en el que Canarias sufrió la mayor caída de todo el país. “Todos los sectores están afectados. El turismo representa el 35% del PIB y del empleo, pero tiene un efecto de arrastre sobre el resto de las actividades, desde el comercio a la agricultura, pasando por el transporte”, argumentó. El presidente de la Cámara tinerfeña trasladó a Maroto que la reapertura de los establecimientos no significará automáticamente, ni siquiera a medio plazo, el restablecimiento de la actividad, por lo que las empresas tendrán que afrontar una situación marcada por la escasez de ingresos. La modulación de los ERTE puede contribuir a mantener el empleo, que debe ser la primera prioridad en estos momentos.

La Cámara reconoce que los expedientes de regulación temporal son una medida muy positiva que ha evitado que se produzcan despidos masivos, pero entiende que es necesario flexibilizarlos. Las empresas, de cualquier actividad, cuentan con una estructura, una plantilla y una capacidad de gasto acordes a una demanda en concreto. Si esta se desploma, como previsiblemente ocurrirá durante los momentos inmediatamente posteriores al levantamiento del estado de alarma, tendrán serias dificultades para mantener sus niveles de empleo y peligrará su supervivencia.

Hay que recordar, advierte la entidad cameral, que la llegada de turistas no dependerá solo de la reapertura de los establecimientos, sino de la situación en que se encuentren los territorios de los que proceden los clientes, tanto desde el punto de vista sanitario como económico. “Nada garantiza que cuando nosotros estemos en disposición de acoger clientes estos tengan la posibilidad de venir, bien sea porque en sus lugares de residencia persiste la incidencia de la epidemia o por el impacto de esta sobre sus economías”, apunta Santiago Sesé, quien precisa que Alemania y Francia, dos de los principales mercados emisores para Canarias, han entrado ya en recesión.

“El proceso que tenemos que afrontar en los próximos meses no es una recuperación, sino una reconstrucción”, avisa Santiago Sesé, que presentó a la ministra de Industria, Turismo y Comercio una batería de medidas dirigidas a amortiguar el impacto social y económico de la pandemia en las Islas. Entre ellas figura una suspensión temporal de impuestos, aconsejable en un momento en el que una gran parte de las empresas canarias no tienen ingresos, pero siguen obligadas a acometer gastos (arrendamientos de locales, mantenimiento, luz, etc.). La Cámara considera imprescindible dar facilidades fiscales a los negocios, independientemente de las dimensiones de estos, puestos que todos pasan actualmente por problemas.

También demanda la entidad cameral tinerfeña acciones de alivio para los autónomos, que se encuentran entre los profesionales más perjudicados por la crisis del coronavirus. En este sentido, Sesé cree necesario ir más allá de las medidas adoptadas hasta ahora y considera “justo” eximir a este colectivo del pago de la cuota mensual mientras permanezca el estado de alarma y también en el mes posterior.  Otra propuesta planteada por el presidente de la Cámara de la provincia de Santa Cruz de Tenerife a la ministra fue aplicar moratorias de pago sin costes financieros, así como posibles bonificaciones por la renovación de créditos e hipotecas vinculadas a la inversión. En cuanto a los costes que suponen los alquileres para empresas que han suspendido su actividad, la entidad anima a buscar fórmulas legales que amparen jurídicamente los acuerdos entre arrendadores y arrendatarios para compartir este esfuerzo económico.

En el ámbito de la conectividad aérea, que tan crucial es para el Archipiélago, la Cámara destaca la conveniencia de articular estímulos que permitan recuperarla y, de esta manera, hacer posible de nuevo la movilidad de turistas y residentes. Las bonificaciones en las tasas aeroportuarias podrían ser, para la entidad, una herramienta que incentive la actividad en esta materia. También advierte de la necesidad de analizar la situación de las aerolíneas nacionales en estos momentos y de ofrecer apoyos a su viabilidad si fuera preciso, así como de recuperar la marca España para dar un impulso a la actividad turística y de poner en marcha campañas promocionales para los principales destinos, con especial énfasis en Canarias.

 

Se el primero en comentar en "Canarias | La Cámara pide prolongar los ERTE para adaptarlos a la recuperación de la actividad"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*