Aumenta el número de consultas al alergólogo por abejas y avispas

Los alergólogos del HUC han querido sumarse al mensaje ofrecido por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica alertando que el 3% de los españoles sufre reacciones generalizadas al veneno de estos insectos.

Uno de los riesgos que aumenta en verano es una reacción alérgica ante picaduras de insectos himenópteros (avispas y abejas). Estos insectos pican más en los meses cálidos porque se hace más vida al aire libre y es también cuando avispas y abejas están más activos. Por este motivo, el servicio de Alergología del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha querido sumarse a mensaje ofrecido por la  Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

Esta Sociedad ha recordado que  la mortalidad se mantiene baja, aunque pone de manifiesto que el número de consultas por este tipo de alergia si que está aumentando cada año. Un 3% de la población sufre reacciones alérgicas generalizadas por el veneno de avispas y abejas, y la tasa de mortalidad anual se estima en un 0,08 por millón de habitantes.

El informe Alergológica muestra que la alergia a himenópteros fue el motivo de consulta del 2,5 por ciento de los pacientes que acudieron al alergólogo en 2015, frente al 1,5 por ciento recogido en informe de 2005 y el 0,7 por ciento en 1992. El aumento de consultas puede deberse a una combinación de factores: más casos, mayor concienciación de la población, mejores herramientas de diagnóstico, aumento de las derivaciones, etc  

La importancia de la consulta con el especialista

La consulta con el alergólogo después de haber sufrido una reacción alérgica por picadura de himenópteros es fundamental y una tercera parte de los pacientes no acude. Hay que tener en cuenta que el  60% de los pacientes que han sufrido una reacción alérgica generalizada (anafilaxia) por picadura de avispas o abejas, sufrirán una reacción similar o más grave con la siguiente picadura. Por este motivo, un sujeto que experimenta una reacción local importante, y sobre todo si sufre una reacción generalizada tras la picadura de uno de estos insectos, debe solicitar a su médico de cabecera que le remita a un servicio de alergia hospitalario para su evaluación, donde se le someterá a pruebas diagnósticas, y se le pautará tratamiento con inmunoterapia en caso de estar indicado.

Las picaduras de avispas y abejas se disparan durante los meses cálidos, cuando estos insectos están activos y se hace más vida al aire libre. Las reacciones suelen ser locales, con picor, enrojecimiento e inflamación circunscrita a la zona donde pica el insecto, pero cuando el área de inflamación es mayor de 10 cm. de diámetro nos encontramos ante una reacción alérgica que se considera patológica. En algunos casos se producen lesiones en la piel a distancia del lugar de la picadura, dificultad para respirar, mareo o síntomas digestivos, lo que constituye una reacción alérgica generalizada grave o anafilaxia que debe ser atendida de forma urgente.

Tratamiento urgente y tratamiento curativo

La vacunación con veneno de himenópteros es probablemente la forma de inmunoterapia más eficaz. El tratamiento para los pacientes que ya han sido diagnosticados de alergia al veneno de avispas o de abejas es muy efectivo. Se realiza con el veneno del insecto responsable de la reacción alérgica y consigue que el paciente tratado deje de ser alérgico y no presente ninguna reacción en caso de una nueva picadura.  presionar sobre el saco del veneno. Se debe aplicar frío en la zona y lavar con agua y jabón.

 

Se el primero en comentar en "Aumenta el número de consultas al alergólogo por abejas y avispas"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*