Aumenta los casos de fallecidos por la escasa seguridad acuática en Canarias

Aday Amorin, Presidente de la Asociación Canaria de Salvamento y Rescate.

Amorin: “Fernando Clavijo sigue haciendo caso omiso a las demandas en la seguridad Acuática”

El presidente de la Asociación Canaria de Salvamento y Rescate, Aday Amorin,  denuncia la falta de vigilancia en las costas de canarias en materia de seguridad Acuática “La pesadilla continúa en las costas de Canarias y, tras dos años de alarmante subida en el número de fallecidos por ahogamiento en el Archipiélago, hasta tres personas han perdido la vida en la primera semana de 2017. Lo peor es que ya en 2016 fue enero el mes con mayor número de óbitos por esta causa en las Islas”.

Según Aday Amorin el crecimiento en la llegada de turistas es el principal factor para explicar tan funesta tendencia al alza, pero el fenómeno es demasiado complejo como para imaginar que puede explicarse con una sola causa. Y el Gobierno de Canarias, como su presidente Fernando Clavijo sigue haciendo caso omiso a las demandas en la seguridad Acuática.

 

Los nuevos casos

Un buen ejemplo de ello se refleja en dos de los tres casos registrados esta semana y que tuvieron lugar en el puerto de Santa Cruz de Tenerife. Si bien presentan como rasgo común al ahogamiento tipo en las Islas que las víctimas eran dos varones (el 80% de los casos), el hecho de que se tratase de dos españoles ya se sale del patrón habitual, por cuanto los nacionales apenas superan el 35% de los fallecidos.

Tampoco el lugar es común, por cuanto son las playas donde se suceden el 89% de estas muertes, siempre tomando como referencia el balance de 2016. Del primero, un gallego de 49 años de edad afincado en Candelaria, se sospecha que se trató de un acto voluntario, mientras que del segundo, otro varón más joven que apareció cinco días después de darse por desaparecido, parece que fue un accidente, una causa mucho más habitual, el tercero de los casos, que tuvo lugar en Gran Canaria, sí que parece extraído del manual: varón, foráneo, en la playa y ajeno a la voluntad del afectado en cuestión, cuya acompañante sufrió heridas leves.

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*