Uno de cada cinco españoles se considera “cotilla”

Según un estudio elaborado por Nueva Pescanova sobre el cotilleo en nuestro país, el 87% de los encuestados opina que los españoles somos cotillas, aunque sólo una persona de cada cinco se considera como tal. Los jóvenes dicen ser más cotillas que las personas mayores.

El 50% de los cotilleos de los españoles son sobre amigos, conocidos, compañeros de trabajo o familiares. Nos gusta hablar menos sobre las personas de fuera del entorno, como personajes políticos o famosos. Los cotilleos maliciosos ocupan sólo un 5% del tiempo de conversación, aunque su impacto social es muy negativo.

El Grupo Nueva Pescanova acaba de realizar un estudio sobre el cotilleo en España, con la finalidad de medir su impacto social para utilizarlo como base para una nueva campaña de publicidad.  Según los resultados de esta encuesta, realizada a mil personas de todas las comunidades autónomas de España, el 87% afirma que a los españoles nos gusta mucho o bastante cotillear, pero sólo uno de cada cinco personas se considera a sí misma cotilla.

Es especialmente llamativo en el caso de los jóvenes, grupo en el que la cifra se sitúa por encima de la media, ya que un 32% declara que cotillea habitualmente.

En cuanto a las preferencias sobre los temas a los que los españoles dedican más tiempo en sus cotilleos, los encuestados aseguran que nos gusta más chismorrear sobre gente que conocemos (amigos, conocidos, compañeros de trabajo o familiares) que sobre personas de fuera de nuestro círculo habitual (famosos, políticos, etc.).

A la luz de las respuestas, se ha podido constatar que los españoles también consideramos cotillas a los ciudadanos de otros países. Vemos a portugueses, italianos y franceses igual de interesados por los cotilleos que nosotros, y opinamos que los ingleses y los alemanes son incluso más cotillas que los españoles, así lo afirma un 32% y un 35% de los encuestados, respectivamente.

Cabe destacar que sólo el 5% de los cotilleos son de carácter malicioso, aunque el impacto que tiene socialmente es muy negativo. Hay chismes malintencionados que tienen la capacidad de dañar de manera grave a las personas objeto de las críticas, ya que se construye a sus espaldas una imagen negativa -y seguramente no real- de los mismos, sin la oportunidad de defenderse. Este tipo de cotilleos han encontrado en el anonimato de las redes sociales un caldo de cultivo idóneo, según la mayoría de las opiniones.

Campaña #MenosCotilleoMasPulpo

No es la primera vez que Nueva Pescanova centra una campaña de producto en temas sociales. Para el lanzamiento del snack de dippeo de langostinos abordó el problema de las fake news (noticias falsas) y su implicación social. Para ello, realizó un estudio entre más de 2.000 personas en España cuya principal conclusión fue que el 86% de los españoles se creen las noticias falsas o fake news.

En esta ocasión, Pescanova utiliza el cotilleo como hilo argumental para el lanzamiento de su nuevo producto, el pulpo cocido en su propio jugo, y lo hace de forma divertida, vinculando una vez más la campaña de un producto nuevo con una tendencia que genera conversación y debate entre la audiencia a la que se dirige.  De esta manera, ha creado como personaje protagonista de la campaña una PULPEIRA, que pedirá a través de distintos spots emitidos en redes sociales a partir de hoy que la gente deje de realizar cotilleos malignos. La campaña está rodada en Carballiño (Ourense), de gran fama por considerarse como el lugar donde se cuece el mejor pulpo del mundo y donde se creó la receta original del pulpo á feira o pulpo a la gallega. La pulpeira hace callar en los diversos anuncios los cotilleos bajo el slogan “En Carballiño se cuece el mejor pulpo del mundo. Y punto.” Y el hashtag #MenosCotilleoMasPulpo.

 

Se el primero en comentar en "Uno de cada cinco españoles se considera “cotilla”"

Deja tu comentario