Razones para desconfiar del azúcar y cuidar ya de tu salud

A todos nos suenan los escándalos de las tabacaleras y el petróleo con las investigaciones que se les exige a las empresas para mostrar transparencia en sus productos, lo que sin duda es otra estafa pues los tergiversan en su favor. ¿Es de extrañar que también pase con el azúcar?

Desde el tomate frito, pasando por leche de almendras y terminando por los Cereales Froot Loops todo lleva azúcar añadido. La pregunta es ¿por qué?. La respuesta industrial es “para que sea atractivo al paladar” de esta forma tan fácil los “antojos de azúcar” que se sufren de forma generalizada en la población son fruto de falta de proteínas y grasas, pero lo que más nos sacia es el azúcar.

El azúcar por sí misma no tiene vitaminas ni minerales, lo que hace la ingesta de calorías vacías. Muchas calorías vacías que nos vienen desde todos los frentes, es una tarea imposible para muchos diabéticos encontrar un producto que no lleve algún tipo de azúcar añadido, ya no pensemos en una dieta que no los contenga. En un mundo industrializado donde un bollo es más barato que una pieza de fruta, podemos hacernos una idea de en qué punto se encuentra nuestra dieta.

Y resaltamos que el azúcar es importante, pero es mucho más saludable el que se consume en forma de glucosa es más beneficioso para la salud. Se hizo un estudio de una persona que tenía que estar sin consumir ningún tipo de azúcar durante un mes, y nos contó sus pormenores. El primero ya lo destacábamos, es muy difícil encontrar productos que no lleven azúcar añadido. Su objetivo era claro, no ser esclava de su paladar, y así descubrimos a nuestras papilas gustativas el sabor de cada alimento sin “extras”, aunque no encontró ningún alimento sin azúcar realizó su dieta comiendo de forma natural y cocinando ella misma los alimentos, nos indica que sin cocinar este experimento es imposible. No bajó de energía, pero sí de peso al menos 3 kilos en los que también tuvo sus contratiempos, como un resfriado que la dejó dos semanas en la cama.

Bajar la dosis de azúcar es muy difícil, ya nos lo asegura, pero no es un imposible. Si lo han conseguido otras dietas y sectores como el gluten o la lactosa, en breve seguiremos por una buena dieta que incorpore azúcares naturales como los que aporta un plátano.

La conspiración del azúcar se destapa hace dos años cuando la revista de la Asociación Médica Estadounidense publica un artículo en el que hace eco del descubrimiento de una serie de documentos internos de la industria alimentaria pagando en secreto casi 50.000€ a científicos en nutrición de Harvard para minimizar las pruebas que vinculan el azúcar con enfermedades coronarias. La punta del iceberg que se remonta al inicio de los años 40 cuando después de la Segunda Guerra Mundial se ven ascendidos el número de muertes a causa de enfermedades cardíacas.

John Yudkin fue el primer científico en dar la alarma en la década de los años 40, silenciado por sus estudios sobre enfermedades coronarias y la relación intrínseca de éstas con el azúcar y las grasas, la comunidad científica le dio de lado, y es ahora en pleno siglo XXI cuando todos le dan la razón. Todo se reduce a la fructosa del azúcar que produce un efecto negativo ya que dificulta la relajación de la aorta, principal causa de patologías vasculares que se eliminan con una buena dieta rica en proteínas sin azúcares añadidos a los alimentos.

 

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*