Juan Santana | Pozo Izquierdo, Lanzarote y el Ferrari

El 31 de julio del 2.020 ocurrieron infinidad de sucesos positivos y negativos en todo el planeta obviamente, pero al azar comparto la inauguración del muelle en Pozo Izquierdo, playa de Gran Canaria, un muelle humilde y sencillo cómo los mismos vecinos de Santa Lucía. Es un muelle donde cada día gozan menos de un centenar de vecinos tomando el sol y de vez en cuando un baño en la playa bajando por la famosa escalera. Este mismo día por la tarde nos llega otra patera a la Isla de Lanzarote, dónde irá el Presidente español Pedro Sánchez de vacaciones para descansar un poco después de estos meses de máximo estrés con el rollo del coronavirus y esperamos qué no terminemos confinados en Septiembre porque vamos camino de encerrarnos, ya que parece qué cada día aumentan más los infestados.

Y por el sur de Tenerife fuimos a buscar el Ferrari en Autos Miguel, pero pasando por Los Cristianos y las Américas gozamos de muchos locales cerrados, muy pocos turistas, poco tráfico y la verdad que es un mal rollo triste, pero gracias al Ferrari del amigo Aurelio, muy conocido en esta zona sur, parecía que sentíamos algo de luz. Desde Guía de Isora, hasta El Palmar, imaginamos qué se habrán cagado en nuestras madres, una media de cincuenta personas, porque este Ferrari que no pasa de cuarenta y cinco kilómetros por hora, temíamos qué arrimarnos al arcén de vez en cuando para qué pudiera adelantarnos los quince o veinte coches que iban tras de nosotros. A veces el Ferrari cuesta abajo llegaba a los cincuenta kilómetros por hora, pero medimos el tiempo y desde Guía de Isora hasta El Palmar tardamos cincuenta y seis minutos, no me cuadran las cuentas. Resumiendo, hay personas con el máximo nivel en estos tiempos y gozan de coches cómo el Ferrari, con sus comodidades y privilegios porque la suerte les acompaña. Conocimos a personas cómo Miguel, dónde estaba el Ferrari para cambiar la batería y nos demostró qué la felicidad no está en los valores materiales, está en la actitud positiva para enfrentarse a estos tiempos que huelen a esconchados, menos en la zona del Municipio de Arona, qué gracias a Dios, respiramos muy buen ambiente.

Espero qué hayas sonreído y sorprendido. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.