Juan Santana | Una vela por Lutz Rabe con mucho amor

Desde hace más de cincuenta años por costumbres ancestrales, encendemos una vela o más en muchas casas, especialmente en mi familia, por creencias. Las almas de los difuntos vuelan en nuestro espacio y esta vez encendí una vela por Lutz Rabe.

Todos los años desde el año 2.000 una vez al año visito a Lutz y cuando el 28 de Septiembre de este año 2.020 voy a Atogo, al taller que está abierto y siempre me recuerda a los talleres de las películas americanas, que están solos en medio del desierto, encuentro a su hijo y le pregunté, «Tú padre está?»…. Y respondió, «Mi padre falleció el año pasado en un accidente». No pude controlarme y mis lágrimas salieron sin poder disimular. El año pasado Lutz falleció por un accidente y tenía un mes menos que yo, nació en Agosto de 1.963 en Alemania, en Hannover. En 1.979 vino a Tenerife con 16 años. Trabajó cómo autónomo en el Taller Raabe en San Isidro. En 1.993 sacó el título y en Hildesheim el máster. Trabajaba siempre muy feliz en Atogo, cerca del aeropuerto sur de Tenerife. Era muy apasionado y aficionado a los coches americanos V8 y que casualidad, que hasta el taller tiene pinta de americano e incluso su físico, con todos los respetos a los alemanes. Su mujer Margit, la conocí éste lunes, con quién tuvo una hija y dos hijos, Rafael, Manuel y Celina, todos guapos cómo sus padres lógicamente.

Lutz siempre que me veía llegar, reía mucho y estuve algunos años sin verlo, porque viajaba demasiado. Decía que mi mejor canción era «Amor de cabra», porque tenía un fondo musical brutal, pero especialmente por el mensaje de la letra. Lutz, que pena sentí no verte, pero todos nos encontramos en el más allá cuando nuestro destino nos marca, pero has dejado huella, tres semillas preciosas, tus hijos que son los nuevos árboles. «Todos nos encontramos», es la frase que siempre digo, cuando las personas marchan donde todos nos iremos. Descansas en paz y te mandamos un abrazo grande desde aquí hasta el cielo y te dedico tu mejor canción, «Amor de cabra», además de la vela que está encendida en tu honor.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.

Para ver el vídeo pincha Aquí https://youtu.be/loLAPvs8P6Y