Juan Santana | Santa Lucía, Argelia y Pozo Izquierdo

Leo, vecina de Pozo Izquierdo en Gran Canaria, está mosqueada porque el servicio de limpieza en Santa Lucía, no recoge las piedras que el mar arrastra hasta su misma puerta, sin embargo si limpian en otros domicilios.

Leo desea, publicar su problema en eldigitalsur, un periódico con 10.000.000 de visitas desde el año 2.007 hasta la fecha y aprovechar para agradecer su confianza.

Recuerdo cuando estuve en un campo de refugiados saharauis en Argelia (Tinduf), las piedras son un tesoro, porque no hay piedras ni para enterrar a los difuntos. Cuando volvía a Canarias, observé cómo una pasajera que pasaba por el control del aeropuerto, tenía un cuchillo en su maleta y los soldados se lo devolvieron, pero cuando pasé yo y los soldados descubrieron que tenía cuatro piedras pequeñas, ¡Cuatro!, actuaron como si yo fuera un delincuente. Hablé con ellos un poco enfadado, porque después de haber viajado miles de kilómetros, para ayudar con víveres y dinero a los refugiados, tengo éste trato por cuatro míseras piedras, y cómo que esa no es la actitud. Los soldados sonrieron, pero de todas formas, las piedras se quedaron en Argelia.

¿A qué viene éste rollo de las piedras? Porque a Leo le sobran un mogollón de piedras y desea que el Ayuntamiento de Santa Lucía, organice al servicio de limpieza, para que se las quiten y si quieren se las envían a los argelinos.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.