Juan Santana | Residencia «Los Jardines» en Sevilla

Valme Pareja, mujer con un nombre peculiar, cumplió su promesa de publicar su imagen para los lectores del mundo entero en éste periódico, cuando se pusiera la famosa vacuna anti Covi. Desde Sevilla, para el periódico más leído de las Islas Canarias, nos regala una linda información. Valme, lleva trabajando diecinueve años en ésta Residencia con ciento cincuenta abuelos felices, porque el servicio es de Matrícula de Honor.

La pregunta más importante que hice a Valme fue, «¿Que sentiste después de vacunarte?». Su respuesta fue sincera, «Sentí un poquito de molestias en el brazo y algunas de mis compañeras, sintieron algún ligero dolor de cabeza». Imagino que el dolor de cabeza puede ser de los nervios, por comer poco o estrés y no tiene más importancia y por lo pronto en la Residencia Los Jardines de Sevilla, todos los abuelos son felices porque están mimados y bien atendidos. Valme es amiga virtual desde hace mucho tiempo y comenta que está cuidando a su madre y si no fuera por éste motivo vendría a trabajar en Canarias. Seguramente conseguiría un trabajo de enfermería, porque es una profesional, porque en cuestión de otras labores por ejemplo de hostelería, sabemos que a nivel nacional están las cosas cómo para «No» tirar fuegos artificiales.

Los sevillanos son muy alegres, igual que los malagueños o los andaluces en general y recuerdo cuando fui por primera vez actuar en el Canal Sur de Andalucía, que alucine aquella mañana en un bar de Sevilla. El desayuno típico era sándwich con jamón serrano y tomate, pero aquel viernes de madrugada escuchaba como entraban los clientes muy alegres y pensaba que venían de fiestas, pero la única razón es que la mayoría de los sevillanos, tienen una actitud muy positiva, alegre y divertida.

Gracias desde Canarias Valme, por regalar tus imágenes desde Sevilla y por compartir tú experiencia personal para que todos nos sintamos cómodos e informados. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.