Juan Santana | Recordando a Paco con el Guardia Civil

El amigo Paco se nos marcha dónde todos iremos cuando nos marque el destino y cómo siempre digo en estos casos,»Todos nos encontramos». No es más triste morir que no haber vivido y Paco, era amigo de sus amigos, un carácter muy respetuoso y relajante, sociable y educado. Bastantes charlas mantuvimos, especialmente hablando de música y motos, tomándonos siempre un café por la zona de El Camisón en el sur de Tenerife.

Hace tiempo creo escucharle que compró una batería de segunda mano, pero la anécdota que deseo compartir para dejar un bonito y simpático recuerdo, fue la movida que tuvo con un Guardia Civil de Tráfico cuando iba por la autopista con su gran moto. Paco era muy amigo de Avelino, Guardia Civil de Tráfico y solían darse unos paseos en sus motos. Un día que iba Paco, con su moto por la autopista, un poco más allá de San Isidro, encontró a dos policías motorizados camino a Santa Cruz. Lo simpático fue, que uno de los policías motoristas tenía el mismo cuerpo que el de su amigo Avelino y comenzó Paco hacer piruetas con su moto, dándole bromas sanas, soltando las manos y cuatro cosas más. Paco si notaba que el Guardia Civil no le saludaba ni le hacía ningún gesto, pero no lo tomaba muy en cuenta, hasta que el Guardia Civil, pone la sirena de la moto y ordena a pararse a Paco en el arcén. Paco me dijo, que cuando vio la cara de aquel Guardia Civil y comprueba que no era Avelino, se quedó más colorado que los tomates maduros. Obviamente pidió mil disculpas a el Guardia Civil y los dos sonrieron porque hablando se entiende la gente. Nuestro más sentido pésame a toda su familia y Paco, descansa en paz. Nos vemos.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.