Juan Santana | El Plan Mojón Rojo y Verde en Arona

Resulta que tengo la Buena Suerte de llevarme bien con todas las personas, sin mirar sexos, razas, religiones ni políticas ni nada o lo intento. Soy el mejor catador de vinos, porque el vino «para mí», es cómo las personas, o te entra bien o te cae mal. Cuando es buen vino, pregunto de dónde es y comenzamos a conocernos con mucho Amor. Pregunté a Agustín Marichal si podía explicarme algo sobre el asunto del Plan Mojón, que está denunciado (creo) y respondió que el promotor de todo este enredo es (una persona) y que mientras unos intentan tirar hacia delante, otros tiran hacia atrás y así es la vida. Sinceramente, no tengo ni idea del tema, pero aprovecho para seguir con el Plan Solar de El Fraile, que llevamos más de un año, intentando que lo limpien y es un ejemplo de cómo somos «Todos».

Estos días iba paseando con Aurelio Domínguez, hijo de Ramón Oliva en paz descanse (muy amigo de Agustín), por Playa de las Américas en el sur de Tenerife y cuando eran las seis de la tarde aproximadamente, en una de las calles principales, solamente estaba abierto una casa de chicas de compañía y un veinticuatro horas. Parecía los tiempos del western, con el Salón con chicas de alquiler y tienda de compras. El propietario de dicho veinticuatro horas y de la casa de chicas, estaba sentado fuera y hablamos con él un ratito. Llegaban clientes y contrataban el servicio de chicas, incluso para sentarse a comer con ellas, porque la soledad es muy fea e imagino que muchos no desean solamente fornicar, necesitan hablar y escuchar.

¿De que estábamos hablando?. ¡A sí!, de el solar famoso en El Fraile, de la calle Taburiente, que desde el trece de febrero del año dos mil veinte, el Concejal de Limpieza de Arona, prometió que iba averiguar de quién era dicho solar y es del mismo Ayuntamiento de Arona. Si no es así, pedimos disculpas públicamente, pero esperamos que antes de fin de año, igual quedará limpio y será un ejemplo de cómo somos «Todos». A ver si Agustín Marichal nos echa una mano con el Plan Solar Bendito y somos más felices.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.