Juan Santana | Peripecias de reciclaje del zapatero

El virus nos tiene locos, nos acerca, nos separa, mascarillas, más de un millón de veces pronunciada la palabra Coronavirus, qué si encontraron la vacuna, después que si la están probando y un sin fin de movidas cada día desde el nacimiento de esta pandemia, qué nos tiene descontrolados de una forma brutal.

Sales a visitar a los amigos y conocidos, observando qué usamos mascarillas o nos abrazamos cuando queremos o sentimos. Cuando fui a visitar a Walter, el zapatero de Los Cristianos, en el sur de Tenerife durante más de un cuarto de siglo, nos alegramos mucho y él decía qué había preguntado muchas veces por mí, pero yo también me acuerdo de mis amigos y conocidos obviamente y Walter está en la lista. La sorpresa fue el artilugio inventado por Walter para mantener la separación obligatoria, con una hamaca, una palangana y sus letras, para qué los clientes cumplan con el deber.

Todavía observando muchos negocios cerrados y algunos anuncian qué volverán abrir a principios de Agosto. Hay una moral dudosa, desconfiada, pero ahí está flotando en el espacio, con aires de esperanza. Incluso el amigo Carlos Magdalena de Grupo El Cine, está ampliando el Restaurante, el Restaurante Abordo tiene música en vivo cinco días a la semana y están demostrando qué estos meses escapan especialmente con los isleños y algunos turistas que van llegando.

Hay diversidad referente a la cantidad de clientes en los hoteles, unos vacíos, otros a media y otros al completo. Esperamos qué todo vaya a mejor, a pesar de los pesares y recuperar la confianza, la seguridad y que pase el tiempo para olvidar estos momentos.

De todas maneras, muchos han olvidado los casi tres meses de confinamiento.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.