Juan Santana | Parece tormenta, pero hay mucha paz

Cuando son las ocho y media de la mañana, un jueves día treinta de Octubre del 2.020 vas por la carretera de Guaza, hacia Parque la Reina, en el sur de Tenerife, camino de la oficina de Vodafone porque deseas ser el primero.

Son las nueve y cinco, pensando que los operarios llegan tarde, miré bien el cartel del horario y abre a las nueve y media. Pero intento no mosquearme mirando la foto que tomé y observo que parece tormenta, sin embargo respiras mucha paz.

Comparar es muy feo, pero ayuda a sentir que estamos mejor que millones de personas, porque si reflexionamos profundamente, son muchísimas personas en el planeta que en este precioso momento que escribo y usted está leyendo, están sufriendo dolores físicos y mentales. Es tanto el bombardeo informativo día tras día, que no tenemos tiempo de masticar bien y terminamos con dolores de cabeza y estómago, a no ser que dosifiques la información, aprendiendo a buscar la parte positiva, intentando formular tus quejas a través de la ironía y no es fácil. Imposible demostrar nada, porque somos ciegos, sordos y mudos, pero tal vez, es la luz del Ser humano.

En su día comentaba que las personas perfectas, son cómo las bombillas. Las bombillas tienen cable positivo, un cable negativo y el neutro. El positivo en las personas, es el pensamiento feliz si o si, sin miedos y con educación total con obligación de la bondad. El negativo, es verlas venir y prepararse siempre, saber decir no. El neutro, es el que no deja intoxicar el cerebro, de ningún frustrado o amargado de turno. Obviamente, esto va cogido de la mano del factor suerte es decir, salud, dinero y amor.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del Ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.