Juan Santana | La fiebre del oro con Tony Marante

Bajando hacia Las Chafiras por la zona de San Miguel en Tenerife, encontramos colas de coches y es curioso cómo algunos nos alegramos porque llevábamos tiempo con una mosca cojonera. Los atascos mosquean, pero ahora sabemos que los atascos significan movimiento de personas y del mercado y nos alegran, (cómo cambia el cuento), aunque los colegios están dando moral, porque gracias a Dios no estamos escuchando noticias desagradables «por el momento» de niños positivos, sino comidilla de barrio.

Hay muchos bares cerrados, pero también tenemos muchos abiertos y tiendas de ropa y calzado. El tema de los positivos nos han agobiado y muchos gozan diciendo o escuchando los números, pero las personas positivas con el verdadero significado de la palabra, nos alejamos de los tóxicos mientras no demuestren lo contrario. Es verdad que muchas personas están enfermas y deseamos que mejoren lógicamente, pero si el Gobierno Central quiere realmente que los españoles tomen conciencia y actúen cómo manda la ley, deberían publicar con imágenes a quienes están sufriendo auténticamente. Personas como Tony y Laura Marante, y todos aquellos que comparten una sonrisa día tras día, ayudan a subir la moral en una sociedad que está entristecida con tanto bombardeo de noticias negativas. Parece que algunos tienen orgasmos soltando las malas noticias y están jugando al revés, porque necesitamos moral positiva.

Los políticos en el Parlamento aburren con sus baboserias día tras día enfrentados mutuamente, cansando a los televidentes, radio oyentes y lectores, porque es más de lo mismo, no tienen argumentos y tienden a darse caña sacándose los trapos sucios, en vez de ofrecer buenos proyectos. Hacen falta más personas cómo Tony Marante que tienen la piñata siempre iluminando por donde quiera que caminan.

La fiebre del oro, es la fiebre de buscar la comida, porque muchas familias están peleando consigo mismas organizando la forma de poder llegar al final de la semana, antes era a final de mes. Que conste que muchas personas están bien y dichas personas son quienes están remando el gran barco llamado «España».

Gracias Tony por tu sonrisa que enamora, que recuerda a la canción que decía, «Será tu sonrisa». Trabajar con maquinaria pesada, no es fácil, aunque lo parezca.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.