Juan Santana | Huyendo a Inglaterra y confinados

Una familia amiga de mi pueblo en Tenerife arrancaron huyendo desde Tenerife a Inglaterra. Padre, madre y cuatro hijos pequeños y en estos tiempos de guerra mental, algunos estamos algo desequilibrados.

Se fueron a Inglaterra unos días antes del penúltimo confinamiento y con grandes sacrificios morales y económicos, porque allá les esperaban otros amigos que ya les tenían buscado un trabajo, pero las cosas están torcidas desde Marzo del dos mil veinte y parece que no logramos ver la luz. Ahora tienen en Inglaterra otro confinamiento y nos envían imágenes de la zona donde están viviendo, pero creo que a pesar de los pesares, tal vez, hubiera sido mejor quedarse en Tenerife.

Olemos un gran confinamiento en breve, ojalá que no, pero el tiempo de entretenimiento para comprar regalos navideños y pasear, por parte de los afortunados con dinero acaba de terminar. ¿Qué pasará ahora con miles de personas en paro? A caminar cómo zombies los que están cobrando y los demás a buscarse la vida cada día, sin olvidar que la vida es levantarse cada mañana y verlas venir. El gran problema es la confusión y la confianza pérdida, en una sociedad organizada de tal forma que no tenemos por donde agarrarla y sin entrar en detalles, porque ¿Que voy a contarte que tú no sepas? Que Dios nos ayude y nosotros ponemos de nuestra parte, pero desgraciadamente la mayoría de los políticos viven en otra dimensión y la misma palabra lo dice, «viven en otra dimensión».

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.