Juan Santana | Homenaje a Mingoli en Sardina del Sur, el 18 de Febrero

Estamos escribiendo desde Tenerife y el amigo de siempre Antonio Ordoñez, llama para comunicarme que el día 18 de Febrero de este año 2.020 harán un pequeño Homenaje a Mingoli, un amigo que está esperándonos en el más allá y seguro que será muy interesante este encuentro. No estoy a favor de hacer Homenajes a personas fallecidas, pero este caso es especial, porque cuando alguien toma la decisión de irse voluntariamente como mi mismo padre hizo, tienen sus razones y estoy totalmente convencido que para tomar dicha decisión, hay que ser muy fuertes. Cuando perdemos a un ser querido, tenemos que sacar fuerzas desde las profundidades para quedarnos con los mejores momentos y todos descansamos en paz. Si Dios quiere estaremos por la zona y viviremos un buen momento, pero prefiero no compartir vivencias positivas y si hay que hacerlo, que sea este día. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Estuve leyendo sobre la mezcla de sentimientos al perder un ser querido y los primeros momentos es obvio que son los peores y más cuando es una persona cercana, con la cuál tenemos muchos recuerdos y si es una muerte inesperada más todavía. Siempre digo lo mismo, “Todos nos encontramos”, porque calmar el dolor, no es fácil en estos momentos de pena, incredulidad, de bloqueo emocional, de rabia o culpabilidad que están entremezclados como los mismos corazones. La cuestión es demostrar que somos adultos de cualquier forma y recuerdo hablando con un amigo Sargento del Ejército cuando dijo, “Hay decisiones tomadas por ser muy inteligentes” y esto hizo que reflexionara de la mejor forma.

Es verdad que el sentimiento de culpa en el duelo tras la muerte de un ser querido es una emoción habitual en la experiencia del doliente y cuando esta emoción se instala y se bloquea, se convierte en el centro del proceso de duelo, complicando su elaboración y convirtiéndose en una de las emociones más difíciles de abordar en la terapia, pero la mejor forma es enfrentarse a la realidad siendo realistas y positivos, no queda otra. En el duelo, la culpa se relaciona con algo que ha ocurrido y que el doliente considera irreversible. La autoimagen de la persona en duelo se resiente y el pensamiento está ocupado principalmente por los hechos concretos por los que se culpabiliza el doliente, pero Mingoli tiene la suerte, de que existan personas que lo querían y organizan un Gran Día. La Vida es un Camino hacia donde todos nos encontramos, pero nadie sabe dónde.

Por: Juan Santana.

 

Se el primero en comentar en "Juan Santana | Homenaje a Mingoli en Sardina del Sur, el 18 de Febrero"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*