Juan Santana | Echó el caimán y no se limpió ni el jandenaguer. No hacía falta

En la calle Montaña Aguzada en el Sur de Tenerife y no diré el sitio exacto y que los más interesados busquen en el callejero de Arona al sur de Tenerife, cuando son las 12:15 de la mañana del día 7 de Febrero, había un revuelto de vecinos mosqueados por un caimán fresquito acabado de salir del vientre de una chica con problemas de drogadicción, pero el tema es muy profundo y digno de estudiar, porque según los médicos “cuando el caimán es duro no hace falta ni limpiarse el culo”, sale un pareado y todo, porque hay mucha salud y el estómago está perfecto. Tranquilamente se bajó el pantalón y soltó su caimán sorprendente, sin anestesia ni nada, sin dejar huella, no hacía falta ni papel y no dejó rastro. Por respeto, no le tomaron imágenes.

Tenemos muchos bares por la zona, pero seguramente no aguantaba más este caimán con una medida aproximada de 20 centímetros de largo, por cuatro centímetros de diámetro, ditosadios. Las cacas son uno de los mejores indicadores para saber cómo está tu intestino y si tienes algún problema de salud, pueden proporcionarte una información muy interesante sobre cómo se encuentra tu intestino y cuando en este caso el caimán, es de color marrón, de forma tubular, sin apenas olor y cubierta por una envoltura de mucosa intestinal cuya función es impedir que el ano se ensucie, es por lo que apenas necesitamos usar papel higiénico. Estas cosas dicen los más sabios, se producen cuando no vamos al baño a diario y puede no ser un problema si defecas en días alternos y la caca no tiene mal olor, pero si tardas más de dos días, incluso desprenden un olor putrefacto, entonces padeces estreñimiento y debes empezar a beber más agua y comer más frutos secos, frutas y verduras durante una buena temporada, hasta regular de nuevo tu actividad intestinal.

Todos sabemos que si tu caca tiene consistencia líquida y tienes que ir al baño con frecuencia y urgencia, padeces diarrea y debes acudir al médico de inmediato, pero esta carta no es para dar lecciones de todos estos rollos de papel higiénico, sino de cómo una chica a plena luz del día, suelta un caimán sin miedo a que muerda a cualquier despistado que pase por la zona, con unas chanclas y sin querer pueda pisarlo y con sus colmillos rodee toda una pierna, causándole daños irreversibles. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.

 

1 Commentario en "Juan Santana | Echó el caimán y no se limpió ni el jandenaguer. No hacía falta"

  1. Mucho gediond@ en el sur de tenerife

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*