Juan Santana | El cartero de Santa Lucía amenaza

El cartero está empeñado en quedar bien y no pedir disculpas por maleducado. Todo comenzó con una tertulia sobre el tema de las personas que llegan a Canarias en pateras, cayucos o embarcaciones huyendo de la miseria y el cartero opina que tenemos hoteles vacíos y pueden aprovecharse. Simplemente comenté que eso trae efecto llamada y aquí es cuando el caballero comienza con sus piropos a lo bestia, pero conste en acta, que son soportables.

Tranquilamente y públicamente comparte llamándome, «Facha de mierda, xenófobo, analfabeto, se mete con mi música, en fin…. niñerías de un hombre con sesenta años, pero no tengo claro si serán sesenta años de retraso». Comparte que este es un periódico basura, pero no deja de leerlo, que contrariedad y gracias a nuestro show estamos subiendo en el sur de Santa Lucía en Gran Canaria donde está mi mami, gracias de corazón. Cómo el cartero nota, que no logra hacer daño, dispara una noticia brutal y comparte, con quién, dónde, cómo y cuándo estaba mi ex mujer con su ser amado y la noticia es interesante para Sálvame Deluxe por supuesto, pero es un ignorante, que pasa de hablar del tema de los cayucos a los líos de cama, Chacho!!! Una obsesión enfermiza de hacer daño, con su egocentrismo al más alto nivel, buscando aliados con imágenes de cocodrilo y amenazas. Que no Carmensa!!! que has sido un berriona, una vieja de barriada, que no has sido buen tertuliano, que has mezclado un tema de emigración con los amantes, que no seas tan idiota y  hay un dicho que dice, «No discutas con idiotas, que son profesionales» y ahora públicas hasta la amenaza de escacharme la cabeza si blabla y hasta cómo asesino eres un chapuza. No busques más mierda simplón, que el único que ha hecho daño, has sido tú, que hasta me has llamado HJGP y mi madre es Nati, que me dio una excelente educación y tu insultas y te quedas tan tranquilo. Quien no piensa cómo tú, por lo visto es un facha de mierda. Te tengo un miedo terrible con esa amenaza. Chiquito simplón, pa’la edad que tiene.

Estimado lector, espero que hayas sentido vibraciones y emociones con esta historia basada en hechos reales de dos ignorantes de la red. Todos tenemos nuestro grado de ignorantes, sin ánimo de insultar, unos más y otros menos. Gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.