Juan Santana | Carta de Amor Universal para Ana Flores

Querida Ana, no te pregunto si estás bien, porque nosotros siempre estamos bien, tueste lo que tueste. Esta mañana sábado, día 30 de Agosto cuando estaba por la zona de Punta Rasca en el sur de Tenerife con mi hija, gozando de aires y libertad, siento un mensaje de Facebook y eras tú, preguntando públicamente donde me meto. Sinceramente llegó hasta el corazón, porque después de una semana limpiando un poco el cerebro, porque a veces nos saludamos con tanta información y después de tropezar con un psicópata (más información en la carta «Combate virtual de dos ignorantes de Santa Lucía), siempre es bueno cargar las pilas. Ana y yo, somos amigos desde cuando no estaba ni el Teide y muchas veces presumo de ser millonario en amigos.

Esta semana he recibido decenas de mensajes por watshsapp y messinger preguntando si estaba bien, obviamente estas cosas engrandecen a cualquier ser humano. Gracias a Dios, seguimos colaborando en éste periódico mientras la dirección lo permita, pero con el roce, en esta empresa somos amigos de alma. Las redes sociales, no tienen alma y solamente los verdaderos amigos, son los que sienten el calor humano en ese punto de encuentro. Desde que el Poder pierde el control, todos nos vamos al garete y por lo pronto, todavía quedan periodistas, periódicos y personas que tenemos una vida organizada, porque cómo decía mi padre en paz descanse, «En la vida hay que organizarse».

En Facebook, Twitter o muchas páginas digitales o virtuales, no existe el saludo cuando comentan, ni el despido, muchos mienten o inventan con tal de ser los protagonistas, pero los peores, son los psicópatas idiotas profesionales y maleducados, que arrastran un pasado cargado de maldades y son felices haciendo daño, inconscientes del reguero de víctimas que van dejando en el camino, pero siendo adultos y positivos, seguimos adelante hasta el final de nuestras vidas. En 2.019 Facebook me informa el número de visitas a mi página y faltaron 264 para los dos millones, sin embargo la pregunta más interesante sería, «Cuantos amigos de corazón tenemos?».

Recuerdo en el 2.015 que desconecté hasta el móvil julio y agosto, y venían hasta mi casa y unos amigos llegaron hasta de Coruña y eso obliga a intentar mantener la esencia de las Verdaderas Amistades con su profundo significado. Ana, gracias por ser capaz de preguntar dónde estaba y que conste que siempre preguntamos por ti y por todos nuestros amigos mutuos. Estaré un tiempo desconectado del coliseo feisbuc, pero siempre leyendo, escuchando y aprendiendo a ser mejor persona, esa es la actitud y con la «Educación por bandera». Un besote grande Ana y a ver si nos vemos pronto, para echarnos una charla con el tiempo que Dios quiera. I love you. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.