Juan Santana | Amor de cabra con Carlos Magdalena en Erquito, La Gomera

Confieso qué cuidaba dos cabras en la azotea de Guanarteme, hasta 1.990 en la misma capital de Gran Canaria. Dos habitaciones en la azotea, una para la alfalfa y el millo, además de otros productos. Y la otra habitación para las dos cabras, con sus palés en el suelo para qué no rompieran el suelo con sus pezuñas.

Si llegaba de trabajar a la una de la madrugada, desde el Cañón del Águila en el sur, dónde habían caballos, vacas, burros y búfalos, si no estaban ordeñadas, tenía que hacerlo. Había una campaña familiar silenciosa en contra de las cabras y estaba entrando a lo bestia los tetrabric (creo qué se dice así), los paquetes de leche, naturales, sin lactosa o cualquier invento, pero la despedida de las cabras era inminente.

Ahora las cabras son animales de zoológico, o los pastores las tienen marcadas con una especie de pendientes en sus orejas, además de las qué tienen la suerte de estar libres en las montañas, qué hasta hace pocos meses anunciaban algunos gobernantes y otros idiotas ecologistas qué las mataran porque habían muchas. Sonaba mejor qué hubieran dicho, «Vamos a capturarlas, las cuidamos, aprovechamos su leche y su carne», pero muchos de los seres humanos tienen el cerebro justo para pasar el día. La cabra salvó de la hambruna a muchas familias en tiempos ancestrales, pero por lo visto es historia y quién sabe si dentro de unos años, tener cabras volverá a ser un lujo de los más pudientes.

Aquí acabo el largo prólogo para saludar a Carlos Magdalena, amigo de muchos, empresario fundador de Grupo El Cine en el Sur de Tenerife. Les invito a ver el video humilde grabado en Erquito, pueblo gomero natal de Carlos, dónde nace y crece, hasta qué decidió venirse a Tenerife y poco a poco, llegar a lo más grande.

La vida es un paseo muy corto cuando no falta la comida y la salud, porque todo lo demás es una película del western y cómo dice la letra de la canción, «Después de qué tengo las cosas claras, todos los días son días de fiesta, por eso canto, por eso bailo y no me importa el qué este chungo por tonterías. La leche engorda…».

Un saludo a todos los amigos, especialmente a Carlos Magdalena y a su familia, con quién compartimos cuatro años de Nuestras Vidas. Si puedes ves y escuchas el video aunque sea, una sola vez, qué igual lo entiendes.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.

 

Se el primero en comentar en "Juan Santana | Amor de cabra con Carlos Magdalena en Erquito, La Gomera"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*