Juan Santana | Aman de Afganistán compra El Palmar

¿Usted sabía qué en el año 1.968 quién compra los terrenos de El Palmar en el sur de Tenerife fue un señor nacido en Afganistán?. Aman Miran Khan nace en Tirah, pero desde niño se va a Alemania con su familia, dónde crece entremezclando las culturas y cuando tenía 43 años ya estaba viviendo en Alemania. Fue un gran artista, un gran pintor de arte en la época, además de poeta y fue en aquel viaje cuando se dirigía a Nueva York para inaugurar una de sus exposiciones y hace escala en Tenerife, donde terminó enamorado de esta Isla Canaria.

En Alemania crece y se casó con una gran mujer de Hamburgo, estuvo en la Segunda Guerra Mundial, fichado en la Legión de la India. Cuando decide afincarse en La Laguna, fundó el antiguo Hotel Diplomático en el año 1.962 y el destino sigue su curso, porque en 1.968 desde lo alto de la montaña observando esta costa cargada de piedras, risco y tierra, él vio la luz del futuro. Esta zona de El Palmar, pertenecía a la familia Bello, qué exigieron a Aman, que si deseaba el terreno, estaba obligado a qué comprara 800.000 metros cuadrados. Seguramente la familia Bello, no vería la luz qué un artista cómo Aman Mirau tenía en sus adentros, porque desde 1.968 hasta el 2.020 notamos un gran cambio y actualmente El Palmar está creciendo de la mejor forma.

Algunas personas piensan qué sería aconsejable que la playa no la cambien, es decir, qué no busquen la forma de poner arena, para mantener el encanto natural. La primera casa que nace en El Palmar, es de una amiga de la madre de Aman, un hombre con una niñez entremezclada de alegrías y tristezas, especialmente por la muerte de su padre que muere envenenado. Aman Mirau Khan, con padre de Afganistán, madre de Alemania, merece una página y con el tiempo si se pudiera o pudiese, un libro, porque una página es muy poco, pero seguro qué desde el más allá, estará diciendo, menos mal, qué algunos se van enterando de quien comenzó la locura. Si deseas más información, te das un paseo por El Palmar y preguntas. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.