Jesús Millán Muñoz | “Museo de la Cultura Mundial en Suecia”

En Gotemburgo, Suecia, en el año 2004 se inauguró este museo, que entre sus funciones está el analizar y estudiar e interpretar la cultura mundial de forma interdisciplinar.

La Cultura podríamos definirla como los modos de pensar, sentir, hablar, desear, actuar o de no pensar, no sentir, no hablar, no desear, no actuar…

Existen cientos de conceptos y definiciones de Cultura según la antropología, pero ésta primera que hemos indicado, puede que abarque casi todas. Esos modos de ser y de estar, tanto de individuos como de colectivos, grupos, sociedades en una época o tiempo o lugar o territorio concreto.

Se indica que por un lado, la diversidad de culturas, una veintena de grandes modos de pensar y sentir y actuar existentes hoy en el mundo, y por otro lado, docenas o cientos de culturas nacidas de las anteriores, pero hibridadas con elementos anteriores, diríamos concreciones de esas culturas a lo largo del tiempo. Sin olvidar rasgos, ideas, costumbres que han permanecido de culturas anteriores que han desaparecido a lo largo de la historia.

Por un lado, se van unificando criterios culturales en el mundo, entre ellas, por la difusión cultural, pero por otro lado, surgen, lo que podríamos denominar subculturas de ciertos sectores, etc. Por un lado, parece se van unificando criterios y pautas culturales, y por otro lado, surgen nuevos, la creación cultural, en todos los sentidos, que algunos permanecen un tiempo corto y otro muy largo.

El conocimiento técnico y el saber del método científico y sus resultados, al menos, las ciencias fuertes o naturales, son un patrimonio que es aceptado por todas las culturas, si éstas han llegado a un grado de conocimiento suficiente. Pero después existe, todo ese campo inmenso, que denominamos, con una palabra general, cultura, que son todas las interpretaciones del mundo, que algunos denominan de sentido, que sintetizamos en algunos saberes: filosofía, arte, literatura, artes, teologías-religiones, metafísicas, cultura o costumbres, etc. Y estos últimos, de hecho, tienen una enorme diversidad, la mayoría, son riqueza cultural positiva, algunos elementos, son desde puntos de vista de hoy, negativos, para el ser humano, según una moral de derechos humanos, o según otros criterios. No todas las costumbres y usos tienen el mismo valor moral…

Ciertamente, el concepto de cultura, según algunas corrientes antropológicas, el emic y el etic, es decir, no se valora lo mismo una idea cultural o práctica cultural, según si es analizada por el grupo que la realiza o cree, que si es conceptualizada desde fuera.

En la Cultura y culturas, se producen elementos de interrelación o independencia, pero también de separación, e incluso de contradicción o conflicto. En un mundo, ya mundializado o globalizado, en el cual, en una ciudad, miles de ciudades en el mundo, pueden existir, diversos grupos de seres humanos, con distinta cultura o interpretación cultural. Las sociedades pueden y deben buscar modos y conceptos y prácticas y usos para que esos individuos y colectivos, puedan vivir todos en paz.

Incluso, en el siglo veintiuno, estamos percibiendo, existen ya datos preocupantes, de que personas de distintas culturas, que conviven en un territorio, bajo un mismo Estado, sus relaciones, por decirlo de forma suave, tienen muchos conflictos larvados o dormidos o verbalizados o actualizados. Lo cual, nos lleva a pensar, que el mundo, no puede caer en los conflictos que ha sufrido durante siglos, en los que las culturas-filosofías-metafísicas-religiones-etnias-lenguas, por diversos motivos han estado en un continuo enfrentamiento y conflicto.

Desde hace ochenta años, la situación mundial ha cambiado, es decir, tenemos que ser conciente, que la tecnología y la ciencia, nos ha llevado a tener el poder, de nosotros a nosotros mismos de autoextinguirnos. Es decir, la diversidad cultural-religiosa-metafísica-étnica, no puede ser el motivo para que los humanos nos enfrentemos entre nosotros, y todo termine en el colapso mundial.

Para existir, no podemos negar, el respeto a toda y todas las culturas, ni podemos negar que todas las culturas, tienen elementos, excelentes y bondadosos, pero también, todas las culturas tienen elementos, que podríamos indicar son negativos.

Por lo cual, toda y todas las culturas, tienen que enfrentarse a sí mismas, y permitir, que desde fuera y desde dentro, se valoren y analicen y se contrasten, a la luz del saber ortodoxo, o más ortodoxo que tengamos, si existen prácticas y conceptos, que pueden ser contrarios y negativos para el ser humano.

Comprendo y entiendo que esto puede ser difícil, pero esto es una manera, de crear puentes entre culturas-ideologías-filosofías-metafísicas-religiones-etnias-lenguas… Esto es una manera de crear paz y la paz.

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm © jmm caminero

 

Se el primero en comentar en "Jesús Millán Muñoz | “Museo de la Cultura Mundial en Suecia”"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*