Jesús Millán Muñoz | Museo im Lagerhaus, en Saint Gallen

Es un museo de Arte Alternativo, Arte Ingenuo, Arte Otro, Arte Naif, Art Brut, Arte Extraño, Arte Marginal fundado en 1988 por los coleccionistas Erna y Curt Burgauer y otros coleccionistas en Suiza. El museo tiene una colección de ocho mil obras de 180 artistas.

 

Además contiene dieciocho mil hojas de John Elsas, doscientas obras de Franz Hartl, o 169 obras del escritor Adelheld Duvanel, etc.

 

El concepto de Art Brut creado por Dubuffet, vendría a encuadrar todo arte realizado por cualquier persona, que en principio, no tiene suficientes conocimientos estéticos o plásticos académicos, incluso que puede estar o existir o vivir en una situación vivencial y existencial compleja, diversa o diferente, pero que realiza o construye obras de arte, sea en arte plástico, literario, musical, etc.

 

También hacia 1900 debidos a múltiples razones, primero las vanguardias artísticas y estéticas, en segundo lugar, la valoración, que ya venía de décadas anteriores del mal llamado arte primitivo o arte aborigen, en tercer lugar, la reevaloración del arte prehistórico, el arte estudiado y analizado y valorado desde el punto de vista de la psiquiatría y de la psicoterapia debido a múltiples factores médicos, pero también de la realidad social, y, otros factores, fueron haciendo que se crease o confluyesen distintas fuentes y ríos para formar este concepto, es decir, evaluar y valorar el arte no académico, creado y materializado por diversidad de tipos de personas, en diversas situaciones, generalmente, no preparados lo suficientemente por el sistema educativo o académico. Pero, que mostraba en el fondo una enorme capacidad de contenido, estéticos y formales, también conceptuales, conscientes o inconscientes. Porque eran personas, que realizaban arte, no esperando recompensar económicas o de fama o de seguir carreras profesionales artísticas, etc.

 

De tal forma, que las vanguardias, algunas de ellas, tomaron ideas y concepciones, e incluso aspectos de este arte, y lo “hicieron académico”, algunas corrientes como el surrealismo, que tiene influencias en otras tendencias estéticas de vanguardia, aprobada y sancionada positivamente por los museos oficiales de arte contemporáneo y por la crítica más especializada, y desde luego por el gran coleccionismo internacional y los sistemas de subastas, han tomado ideas de todo este arte que denominamos Arte Otro, entre otros nombres.

 

A lo largo del siglo veinte, se podría indicar, en líneas generales, que el arte oficial moderno y actual ha tomado muchos elementos del Arte Otro, y que los autores o artistas que se pueden cuadrar en estos movimientos también han tomado, de forma consciente o no, elementos del arte contemporáneo. Por lo cual, en muchos sentidos, muchas de las obras, no se distinguirían exactamente, si no se conociesen los nombres y firmas de los autores, si están producidas por un tipo de artistas o por otro. Ahora con el arte del graffiti o el arte callejero, la cuestión se ha complicado más. Seamos sinceros si algunas obras de Basquiat, no conociésemos el estilo y el autor y la firma, no se distinguirían de los grandes autores, de este tipo de arte denominado, a veces, arte marginal.

 

Pero lo importante, es que este arte, diríamos no demasiado codificado académicamente, ni por las teorías estéticas, ni por coleccionistas, ni grandes museos es que nos expresan realidades profundas del yo. Es decir, cuándo estos autores, sea debido a unas razones o a otras, incluso siendo personas insertadas normalmente en la sociedad, pero no teniendo los conocimientos prácticos estéticos suficientes, pintan o dibujan, nos están expresando por lo general, aspectos profundos del yo, sea del yo individual, sea del yo colectivo.

 

Algunos dirían, que algunas obras, o muchas, de Dubuffet, o de los diversos autores del surrealismo, son antecedentes o consecuentes, ambas cosas a la vez, de todas estas tendencias, que en el fondo, quieren expresar esos autores, emociones o sentimientos o conceptos o imaginaciones o recuerdos, es de alguna manera, una forma de “curar y de curarse, de olvidar y de recordar” acontecimientos que les hayan sucedido, creído o imaginado.

 

Desde que en 1900 el hospital londinense de Bethlm exhibió y realizó la primera exposición de Arte Marginal, la valoración de este arte ha sido universal, lo que ha llevado a la construcción de una veintena de museos dedicados a este arte en todo el mundo, sin contar con colecciones específicas en otros museos.

 

Personalmente, a mi me gusta más la palabra-término-concepto de “Arte del Silencio”, dónde creo quedarían enmarcadas todas estas concepciones que hemos indicado, incluso todos esos nombres, e incluso, también, podrían incluirse autores, que sin tener todas las características y parámetros que lleva todos esos conceptos, de personas que llevan una vida normal y rutinaria, pero que valoran mucho este tipo de arte. Solo queda, que usted apreciable lector o lectora, se acerque a alguna colección real o física o material de este arte, que esté cerca de su lugar de existencia. O, al menos, a través de los caminos de Internet bucee en alguno de los diversos museos que existen de esta temática en el mundo.

 

https://www.youtube.com/channel/UCP1qKD3iC1dhkOschAftOAQ © jmm caminero.

Por: Jesús Millán Muñoz.