Jesús Millán Muñoz | “Biblioteca Técnica de Cottbus, Alemania”

Esta biblioteca es proyecto de Herzog y De Meuron, terminada en 2004.

Reflexionaremos sobre esta biblioteca como el ejemplo o caso de la nueva arquitectura, que diríamos bajo distintos movimientos e ismos, se han desarrollado en el siglo veinte.

Podríamos indicar que la arquitectura es como una escultura con huecos y vacíos, es decir, que el ser humano puede estar y habitarla y habitarse dentro.

De alguna manera, es una obra de arte total, porque toda arquitectura, dispone en si misma, de las otras disciplinas estéticas y artísticas, es de alguna manera dibujo-pintura, es escultura, es algo de cuatro dimensiones, largo y ancho y alto y además tiempo.

Todo edificio, si además de ser un instrumento para la habitabilidad, se realiza pensando en que sea un elemento estético y artístico que perdure, diríamos, este tipo de edificios, alrededor del mundo, existen muchos, son las nuevas catedrales del mundo moderno. Al menos en la ambición de los constructores-diseñadores-arquitectos-promotores-industrales-financieros. Es incluso una imagen de marca, u valor añadido al producto que mercantiliza la entidad que lo ha construido.

No valoramos lo suficiente la arquitectura como un arte más, ya los antiguos, así lo diseñaron y pensaron, las siete bellas artes de siglos precedentes, la arquitectura es un constructor que nos enfrenta a nosotros mismos, es una proyección de la humanidad, pero como artilugio, ya creado nos influye a los seres humanos, incluso con una simple imagen o fotografía de ella, más si es habitada o paseada durante generaciones y siglos…

Debemos aceptar que cuando una persona entra en un edificio, de alguna manera, le influye con la percepción y diversas percepciones o sentidos. Desde la antigüedad, desde las pirámides, pasando por los grandes templos griegos o los zigurats mesopotámicos, la arquitectura ha sido utilizada con muchos fines, no solo el práctico o pragmático de realizar o servir para una función administrativa o económica, que por lo general, va cambiando su uso, a través del tiempo. Sino que además, es un monumento con una intención de ser un manifiesto social o político. De alguna manera es convencer a los humanos, es un mecanismo de llegar a su mente profunda. Es demostrar el poder de ese sistema sociopolítico, sea del pasado o sea del presente.

A veces, me he preguntado, por ejemplo, los acueductos romanos, además de llevar agua, esas arquerías o acueductos que atravesaban valles, por qué no hicieron más sifones, y hubiese sido menos costoso. ¿Por qué…?

Porque además de transportar agua, era un reflejo del poder de Roma. Ciertamente, cuando llegaron los pueblos bárbaros, por ejemplo, en Roma, solo tuvieron que romper, algún tramo de esos acueductos, y Roma y otras ciudades, tuvieron que rendirse. De ahí, que Constantinopla, se percató, y creó una cisterna basílica, es decir, una cisterna enorme. Y esa es una de las razones por las que se mantuvo durante más siglos.

Ya que hemos citado a Roma, los antiguos romanos, era costumbre entre las clases altas, realizar un turismo de batallas y visitaban los lugares dónde se habían realizado esos acontecimientos. De alguna manera, hoy, quizás tendríamos que valorar más la nueva arquitectura, ciertamente se visitan museos y templos religiosos, antiguos y modernos, pero no se es consciente, que formando parte de sedes de grandes empresas, existen edificios, que con un poco de suerte, quizás dentro de quinientos años, serán considerados verdaderas obras de arte.

Ciertamente, la mayoría de los mortales, vivimos y existimos en viviendas modestas. Pero tampoco tenemos grandes cuadros en nuestras casas, y por eso, no dejamos de visitar museos con grandes pinturas y esculturas del pasado, por tanto, deberíamos empezar a ser conscientes, que la arquitectura actual, es visitable y debe ser visitada. Es decir, proyecta en nosotros algo de lo que somos.

Todo arte, tiene un sentido esencial, de ser un espejo de todos nosotros. Más aún la arquitectura, que dentro de ella y al lado, se pueden realizar o construir acontecimientos culturales con las otras artes, por ejemplo, música, recitación de literatura, ópera, teatro. Por lo cual, la misma arquitectura se transforma en algo más, en algo total, en una obra de arte total.

Si es un nuevo edificio, como una catedral de Estados Unidos, toda hecha sus paredes de cristal, de plafones transparentes de cristal, un enorme cubo. Entonces, también entraría el elemento religioso y metafísico y espiritual. Es decir, igual que las grutas prehistóricas, con sus pinturas en las paredes, que posiblemente en ellas, realizarían ritos, utilizarían quién sabe si la música y la danza. Por lo cual. No hemos avanzado posiblemente tanto, la arquitectura, sería junto con la ópera y el cine, quizás una de las artes totales.

¡Bien haríamos, para tener, otra perspectiva y óptica sobre la arquitectura, que éste es un arte, que deberíamos fijarnos más en él, además de en su realidad económica, social, empresarial…!

http://personal.cim.es/filosofia/ © jmm caminero.

Por: Jesús Millán Muñoz.

 

Se el primero en comentar en "Jesús Millán Muñoz | “Biblioteca Técnica de Cottbus, Alemania”"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*