Jesús Millán Muñoz | Al menos setenta sacerdotes muertos por Covid-19

Según Europa Press del 20 de abril, recogiendo una información de la Conferencia Episcopal Española, hasta ese momento, al menos setenta sacerdotes en activo habían muerto en España.

Estas cifras se supone a fecha de hoy serán mayores, y en las mismas fechas en Italia se indica, que al menos cien, y en otras partes del mundo la misma situación.

Para cuándo se publique este artículos, dentro de unos días o unas semanas, supongo que ya se sabrán cifras más exactas, tanto a nivel de España, como de Europa, de la afectación de esta epidemia a este sector de la sociedad, en su doble vertiente, primero, por estar en el frente de batalla, es decir, hospitales, entierros, tanatorios, sepelios, residencias, cárceles, hospicios, etc., especialmente, los primeros días o semanas, que todavía no se había creado el estado de emergencia-alarma, en segundo lugar, porque en general, la edad de este sector de la sociedad, por lo general, es más de cincuenta años de media en la Piel de Toro.

Por otro lado, sin negar la incidencia en otros sectores de la población, sanitarios, entre ellos también médicos o especialistas, farmacéuticos, etc. Si debemos indicar, que si nos fijamos la proporción de sacerdotes fallecidos, en activo, por el virus, es quizás de las más altas, en relación a la población de presbíteros en el país o en cada sociedad, dónde se estudie, en este caso en España. Quizás, eso habría que analizarlo por cifras y estadísticas, en proporción, quizás, sea por profesiones de las más afectadas. Estudio e indagación que invito que analicen en el futuro, a medio plazo, a los sociólogos y otros especialistas de las ciencias sociales, porque nos podría dar datos y conceptos que serían importantes, para prever, en cierto modo, la segunda oleada, que indican, nos vendrá para el otoño. Dato que desconozco que vaya a suceder o no, pero que parece muy probable. Espero de todas maneras, que en esta ocasión, a todos los niveles, estemos más preparados…

Pero si me llama la atención, que al menos, que yo sepa, yo no lo he visto reflejado en los grandes medios de comunicación social. He visto, como todos, cientos de horas, sin exagerar, en los medios de comunicación, y, en todas las cadenas, sobre esta epidemia, multitud de puntos de vista. Y, debo confesar, salvo en algunos periódicos digitales, en las grandes cadenas, no he visto reflejado este dato de los sacerdotes muertos. No, no puedo expresar que no se haya mencionado o indicado, pero desde luego, supongo no tanto, como otros hechos, fenómenos, análisis, profesiones, sectores…

Y, esto, si me parece es preocupante, no solo este modesto artículo, serviría, si es que llega a alguien, que quizás deberían rectificar y dar esta información, y dar la importancia que merece este sector de la sociedad, se sea ateo o agnóstico o creyente en otra religión (bueno, de pasada, sería ver el tanto por ciento, en los representantes eclesiásticos de otras religiones y de otras confesiones cristianas, ante esta incidencia, y en que proporción…).

Un artículo periodístico, como todo lo literario, en este caso mezcla entre lo literario y lo filosófico y lo periodístico, es como un río o un camino, empiezas pensando que va a ir hacia una dirección, y un concepto y un hecho o dato o idea te lleva hacia otro.

Por lo cual, hay que pensar y preguntar, ¿hasta dónde sabemos y conocemos, porqué se le ha dado tan poca importancia, a este sector de la sociedad, a esta profesión o vocación de sacerdotes que han fallecido por esta epidemia, y tanta, a otros niveles y sectores…?

¿Vivimos en una sociedad, que ya está tan secularizada, que lo que intenta es minimizar el papel, social y público, de la religión, de Dios, de los representantes religiosos? Pregunta, que se debe de hacer, se sea ateo o agnóstico o deísta o panteísta o creyente en cualquier religión…

¿Hay interés, por parte, de grupos o colectivos, ideologías, sectores de la sociedad, poderes fácticos de que la religión y Dios quede anulado de la vida pública, que a lo sumo vaya pasando al sector de lo privado, y si es posible, en un futuro también abolirlo de lo privado, en el mayor número de personas…?

Según Peter Watson en su libro Ideas, historia intelectual de la humanidad, libro que aconsejo sea leído y pensado y meditado y releído por todo el mundo, indica que el concepto o la idea de Dios, ha sido uno de los mayores descubrimientos o invenciones o diseños o revelaciones que se la han dado a los hombres. Y, se deduce, e induce, que quizás, la civilización, incluso posiblemente la especie, no podría haber sobrevivido sin esa idea. Sin negar, exageraciones y errores de la idea de Dios, que las religiones positivas, o algunas de ellas, hayan podido realizar. Este juicio, lo añado yo.

Por último, hay grupos y colectivos, que claramente, por odio a Dios y a lo sagrado, quieren anular la existencia o la visibilidad de Dios, entraría, en los antiteísmos. Por diversas razones, estiman que hay que hacerlo desaparecer de la faz de la tierra, y que se ponga otra cosa u otras cosas.

En definitiva, existe un enorme experimento social antropológico en el mundo, que tiene varias raíces y fuentes, que aquí, no podemos detenernos a analizar, mostrar, demostrar o indicar, pero que tienen como fin, que surja un nuevo mundo, a y en todos los sentidos, sin Dios, y sin lo sagrado. Y, una de esas materializaciones, es que, por ejemplo, docenas de sacerdotes católicos hayan fallecido por el virus, haciendo sus funciones, y apenas, esta información tenga eco en los medios masivos de comunicación.

Dicen, que vendrá otra oleada, no solo otros rebrotes, hasta que se encuentre tratamiento a dicha enfermedad, tratamiento eficaz, y también, se halle la vacuna. Al menos, espero, que todas las entidades que forman y conforman el tejido de terapias y salud, ante este problema, esta vez, se prepare un plan, que sea más eficiente, y la población esté más preparada.

Entre otras cosas, que la población, en sus casas, en estas semanas o meses, que faltan, para esa supuesta segunda oleada o seísmo biológico, tengan y tengamos suficientes medios de protección, entre otros, mascarillas. Y así, de ese modo, la población, pueda ir a trabajar, con esos medios de defensa, igual que ahora, lo hacen, los dependientes de los supermercados, los transportistas, los sanitarios, etc. ¡Paz y bien y salud…!

http://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm © jmm caminero.

Por: Jesús Millán Muñoz.

 

Se el primero en comentar en "Jesús Millán Muñoz | Al menos setenta sacerdotes muertos por Covid-19"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*