Jesús Millán Muñoz | “Aforismos XXXVII de Juan de Portoplano”

Aquel día, renacieron y nacieron muy al amanecer, el nuevo día para el de Portoplano, casi sin luz, empezó a caminar y recaminar por dentro y por fuera, en aquellas calles todavía vacías, paseando, intentaba en el silencio encontrar una nueva idea. Se sentó en un banco y dejó pasar sus pensamientos por dentro-fuera de su interioridad-exterioridad.

– Busco un nuevo orden mundial, una Autoridad Mundial, pero para ello no tenemos que renunciar a Dios.

– Un Nuevo Orden Mundial sin Dios o una Autoridad Mundial o un Gobierno Mundial sin Dios será un desastre.

Ciertamente las ideologías y culturas y religiones que creen en Dios, se tendrán que poner de acuerdo entre ellas, y dejarse de enfrentarse entre ellas, como llevan milenios haciendo.

– Los que no quieren a Dios, a veces, incentivan las oposiciones entre las religiones, o desarrollan el neopaganismo o cultos antiguos. No siempre incentivan o desarrollan el ateísmo o el agnosticismo, sino que van creando niveles y pasos para ir deteriorando a las grandes religiones, diez o doce existentes en el mundo, y especialmente, al cristianismo. Al cristianismo hay personas, colectivos, ideologías, unos por unos motivos o supuestos motivos o razones, y otros por otros, que le tienen una inquina-rencor-ira-cólera-maledicencia-odio enorme.

– Muchos quieren quitar a Dios del corazón de los hombres, pero también de sus mentes. Y utilizan diversidad de modos y métodos e instrumentos. Uno de los más utilizados es que los humanos pierdan una moral correcta, en su teorización, en su práctica. Así de ese modo, por la inmoralidad se van alejando de Dios, afectiva y efectivamente, en su mente y en sus costumbres, y por tanto, en su afectividad y emocionabilidad y sentimientos.

– Cada ser humano entra en una galaxia o mar inmenso de ideas y conceptos y datos y noticias y teorías que en la mayoría de casos, no sabe cuánto es verdad y cuánto no lo es.

– No puedes dejar de creer en una ideología o en una persona, aunque sabes que ambas realidades o alguna de ellas, te han traído beneficios y también desbeneficios, alegrías y sufrimientos. ¿Y entonces como valorar dicha realidad…? ¡Toda realidad es positiva y negativa, la cuestión es valorar cuánto de positivo y cuánto de negativo arrastra…!

– Ni tu propia vida o existencia puedes aquilatar y valorar en su justa medida. Cómo lo vas a hacer con las del resto de personas.

– Hay que ser sinceros, no engañar y no mentir, no engañarte y no mentirte, hay que ser sinceros, hubo tiempos, ha habido muchas épocas, que pensé que la actividad cultural literaria o filosófica o de arte plástico o conexas me abrirían un lugar en la cultura de mi sociedad, país, región, incluso, debo confesarlo, confesarlo con rubor y tristeza, que también pensé, que la actividad cultural productiva y creativa y de búsqueda podría quedar y ser valorada por las generaciones presentes y futuras. Hay que ser sincero. Pero debo confesar que estaba absoluta y totalmente equivocado.

¡Ahora ya sé, que toda la actividad cultural de creación y de investigación, realizada por mis manos y cerebro, se perderá, y se irá destruyendo poco a poco, si es que ya no lo ha hecho…!

– Un dibujo o pintura que le ofrezco para su contemplación y reflexión es más que una suma de colores y de formas. Ahora, no sé si usted estará preparado para entenderlo, aunque sea mínimamente.

– Una frase o un dibujo es simplemente un espejo en el cual, el que se asoma en él, se mira a si mismo, se percibe algo de si mismo, se piensa algo de si mismo.

– Cuántas alegrías y sufrimientos nos producimos nosotros a nosotros mismos, con necesidad o sin necesidad, cuánto a los próximos que tenemos cerca, en muchos sentidos.

– Estamos entrando en una sociedad, con una enorme cantidad de datos y de información y de comunicación de relaciones audiovisuales disponemos. Pero es una sociedad, que el individuo no deja o no tiene tiempo de que su cerebro le hable, de hablarse a si mismo, de pensarse a si mismo, porque en una hora, has recibido diez datos nuevos o informaciones, tres conversaciones de conocidos o amigos. Siempre se está cortando el flujo mental de la modesta reflexión y observación personal del mundo.

– El móvil y los artilugios que vendrán cambiarán la materia psicológica y posiblemente cerebral o neuronal del individuo, y por tanto, del mundo.

– No podemos saber cómo será el futuro a medio plazo, porque hemos entrado en una espiral tecnológica de cambios, a y en todos los sentidos, que afectará no solo a lo que hacemos, sino a lo que somos.

http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero

 

1 Commentario en "Jesús Millán Muñoz | “Aforismos XXXVII de Juan de Portoplano”"

  1. Great post. That was informative

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*