Investigación de Fiestas y Funerales

Los mossos en Barcelona han tenido mucho trabajo con las fiestas de fin de año y algún funeral con setecientas personas, según Noticias del periódico El Mundo. Si tienen que investigar dónde celebran fiestas, funerales, dónde trafican con drogas o trafican con personas, dónde hay trabajadores ilegales, dónde incumplen las normativas e obligaciones del Covi en restaurantes, o asesinatos, robos a domicilios o en cualquier lugar público y un sinfín de ilegalidades, creo que tendrán que contratar a miles de policías porque somos demasiados. Que conste que estamos hablando solamente de Barcelona, porque España es muy grande y todos sabemos que en este país, de flores, fandanguillo y alegría sobra de todo y así hasta el infinito.

El virus de nombre «Covi», es sorprendente, porque juega al revés en todos los sentidos, «Si eres positivo en la prueba, resulta que eres negativo en salud» y no cabe decir, «Esa es la actitud». Con el Covi, se celebran Fiestas, porque los seres humanos sufrimos cuando nos toca, pero pasan a ser delincuentes por incumplir de la ley. Ahora los policías persiguen más a los que celebran fiestas o funerales, porque obviamente la Salud está por encima de la corrupción y la corrupción es algo normal en nuestra sociedad entremezclada hasta los mismos corazones. Ana Rosa, la famosa presentadora española de Tele 5, cuando entrevistaba a una Bióloga Profesional, se quedó trabada y en directo, es decir, que no tuvo tiempo de eliminar las respuestas de dicha bióloga cuando aseguraba que la vacuna contra el Covi, es un paripé.

¿Qué hacemos con la vacuna?. ¿Nos la ponemos o no nos la ponemos? That is the question. Estamos tan bombardeados de expertos que no vemos por ningún lado y aparece una verdadera bióloga experta que no es Ana Obregón y terminamos más confundidos que una cucaracha atrapada en una azotea sin salida.

Dios sabrá cómo acabará todo esto o el destino, para no entrar en detalles de que si Dios existe o es un negocio.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

Por: Juan Santana.