Distancias medias contra una menor contaminación

ANTONIO PASTOR A.*

A la luz de las actuales tendencias sociales, parece que los turistas conscientes del medio ambiente encontrarán nuevos mercados, permanentes y en expansión, mientras que abundarán las oportunidades de desarrollo de nuevos productos turísticos que emitan menos contaminación.

Para hacer frente a las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el turismo cabe distinguir cuatro estrategias básicas de mitigación: El uso de menos energía, la mejora de la eficiencia energética, un mayor uso de energía renovable y el secuestro de carbono mediante sumideros.

En ese informe se investigan sistemáticamente las distintas opciones por lo que se refiere a mejoras tecnológicas, ordenación del medio ambiente, medidas económicas y normativas, y cambios en el comportamiento llegando a una serie de conclusiones.

Pues  el uso de menos energía, es el aspecto más destacado de la mitigación, que puede plasmarse mediante alteraciones del desarrollo y el marketing de los destinos (tour operadores) y de la elección de destinos (turistas), modificando las pautas de transporte para pasar del uso mayoritario del automóvil y el avión a un mayor uso del ferrocarril y el autobús.

Aunque nuestros políticos siguen obviando al tren para el cierre del anillo insular, en Tenerife, olvidan que con el transporte de mercancías desde el puerto de Granadilla saturarían las carreteras llevándonos al ostracismo del transporte.

A pesar de que se pueden habilitar una, a cada lado de las vías, y la finalización de las iniciadas expropiaciones pertinentes, para el tren Sur-Norte-Sur. Sin embargo los intereses políticos olvidan la energía marina Undimotriz, más barata. Ocultando intereses espurios que siguen perjudicando de manera directa a los ciudadanos.

Algunos tour operadores ya piensan en desestimar, salvo en largas distancias, el avión, y apostar por los servicios mencionados, por razones obvias, alargando las estancias de los turistas. Lo cual sería un método muy efectivo reduciendo la huella del carbono, diaria, por turista y aumentar las oportunidades económicas en los destinos.

¿Qué pasaría con Canarias? Que se virarán las tornas, sería el último destino a ocupar. Pero la tendencia del turista, actualmente,  sigue con las estancias cortas. Siendo la mentalización o tendencia de la mayoría, luchar por la reducción del carbono o la contaminación, eligiendo destinos más baratos y cercanos.

Por lo que se refiere al subsector aéreo éste, “favorece la compraventa de derechos de emisión” en detrimento de  la sujeción de los combustibles o las emisiones a impuestos. Aun mejor sería la alternativa, de crear un régimen de comercio de derechos de emisión exclusivo para la aviación.

De ese modo se introduciría con mayor rapidez tecnología más eficiente, mientras que la rentabilidad del subsector podría aumentar a mayor velocidad, en la medida en la que el precio de los billetes suba, mientras los gastos de funcionamiento de los aviones, permanecen estables.

*AIPET

 

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*