Dedicada a los fumadores y exfumadores, sin ánimos de agobiar “Lo juro”

Por Juan Santana.

Fumar es el presente indicativo de dicho verbo, “Fumar”. Fumar, indica que tragas humo además de gastar dinero, a no ser que fumes de gorra, porque el tabaco es un lujo cada día más sabroso. Presumo ser ex fumador desde hace veinte días y llevo ahorrados aproximadamente setenta euros, porque fumaba una marca de las caras con un precio mínimo en Canarias de tres euros, tres euros veinte, tres euros y medio, según el lugar. En Inglaterra, la cajetilla, cuesta once euros, en fin…..una ruina económica y  perjudicial para la salud y resumiendo sin ánimos de faltar el respeto, el cigarro es una mierda, si o si. Seré un pesado, un agobio, pero son los síntomas de los exfumadores y es la tercera o cuarta vez que intento dejar de fumar. Espero que esta vez, dure un poco más.

Dejar de fumar, es muy fácil, simplemente tienes que tomar la decisión mirándote al espejo insultándote a ti mismo desde el corazón, sin mentirte a ti mismo y sentirás un rollo muy chungo dentro de tu cerebro. El cigarro nos engancha por su nicotina mezclada con la ignorancia de ser como somos, unos ignorantes sin ánimos de insultar, porque actuamos como unos suicidas voluntarios enganchados a vicios infinitos. Dejar de fumar sentirás que el grado de dependencia irá disminuyendo y es fantástico, como pasaría con cualquier otro vicio lógicamente. Dicen que a los 20 minutos después del último cigarro, la presión arterial baja a su nivel normal y la frecuencia cardiaca desciende a niveles normales.

A las 8 horas sin fumar, la concentración de monóxido de carbono en la sangre baja a su nivel normal y la concentración de oxígeno en la sangre se normaliza. A las 24 horas sin fumar, disminuye el riesgo de pararse el corazón y sufrir un infarto y a las 48 horas sin fumar, aumenta la agudeza del olfato y el gusto por las comidas, por este motivo creo que estoy engordando un pizco, pero haré deporte y intentaré comer menos y más calidad…a ver si es verdad. Llevo 3 semanas y dicen que he mejorado la circulación y que los pulmones aumentan su función en un 30 % y espero que disminuya la tos, la congestión nasal y la fatiga. Gracias a Dios, no tocía mucho o casi nada, a pesar de fumar bastante, pero si disminuye la tos, mejor que mejor y disminuyen también las infecciones.

Cuando pases un año sin fumar, el riesgo de padecer insuficiencia coronaria es de un 50 % menos y después de 5 años sin fumar, el riesgo de morir de enfermedades cardiacas es igual al de los no fumadores, es decir, siempre habrá riesgo de tener cualquier enfermedad, pero fumando tenemos más posibilidades. Sin fumar, el riesgo de morir por enfermedad pulmonar disminuye a la mitad. Si vivo 10 o 15 años más, el riesgo de morir de cáncer de pulmón, es similar al de los no fumadores. He conocido personas sanas, que han fallecido de cáncer pulmonar, pero imagino que algunos serían porque compartían vida con fumadores caseros. Pregunto, ¿Merece la pena fumar?. ¡Si!, aunque sea para hacer un poco más felices a quiénes viven cerca de ti, para saborear mejor las comidas o por probar un par de meses a ver si sentimos un cambio personal y social. Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, porque el tiempo, es el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

 

Se el primero en comentar en "Dedicada a los fumadores y exfumadores, sin ánimos de agobiar “Lo juro”"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*