Artículo de opinión: “Algo huele a podrido en el Ayuntamiento de Alajeró”

Al calor del comunicado emitido por Manuel Ramón Plasencia, alcalde de Alajeró, sobre su satisfacción por nuestra solicitud de pleno extraordinario ante un presunto caso de corrupción, quiero comenzar tomando prestada una frase muy famosa para afirmar que aquí algo huele a podrido.

Incumplimiento tras incumplimiento, la tensión entre halcones y palomas ha llegado hasta un punto de no retorno. Que el Cuerpo de la Guardia Civil, de trayectoria intachable y demostrada profesionalidad, tenga que visitar el Ayuntamiento de Alajeró por presunta corrupción, ha sido la gota que colma un vaso que llevaba años a punto de rebosar. Cualquier lector podrá adivinar que la presencia de varios Agentes de paisano del Benemérito Cuerpo, en nuestra Casa Consistorial, y por orden de la Fiscalía (tal y como nos informa nuestro bonachón alcalde en su nota de prensa), no es una visita de cortesía a la hora del té. Y lo más lamentable es que nuestro candoroso alcalde, en un imperdonable momento de optimismo, intente virar la tortilla comunicando que sea yo quien dé las explicaciones a los afectados, sobre los motivos por los que presuntamente consta mi firma en esos expedientes.

Estimado alcalde, todos sabemos que está tragando bilis, y por ello se lo pondré fácil: constará mi firma en alguno de ellos porque ejercí como Policía Local en Alajeró durante más de 16 años, y yo sí que cumplí con mis obligaciones dando cuenta, a quien correspondía en derecho, de esas presuntas infracciones, todo lo contrario de lo que al parecer Ud. ha hecho, y por ello tenemos que lamentarnos por ser noticia a nivel autonómico como otro presunto caso de corrupción.

Permítame decirle que nuestro término municipal ha dejado de ser un enclave ejemplar, que dicho sea de paso, hay que recuperar, puesto que es el municipio de toda la isla de La Gomera que más puede crecer de acuerdo al desarrollo del planeamiento urbanístico y económico. Para ello contamos con infraestructuras públicas de primer orden (un puerto y un aeropuerto) además de ser un entorno vacacional privilegiado que pudiera convertirse en un enclave estratégico para el turismo. No obstante, Ud. se empeña en parecerse al perro del hortelano, que ni come ni deja comer.

Le recuerdo que es Ud. quien tiene varias causas abiertas en los juzgados, tanto como alcalde como presidente de la FECAM, y no yo. Ud. es el único que se ha empeñado en ayudarnos a pasar a peor vida, y con este presunto caso de corrupción, lo ha vuelto a conseguir y con nota. Desconozco si esa soberbia que le caracteriza esconde tras de sí un saco de complejos, dicho lo cual le pido un único favor: no pretenda hundir mi reputación y la de su pueblo con este acto de autolesión sin precedentes. Ahórrenos este esperpéntico escándalo, y considere seriamente hacer las maletas.

Por: Fdo. Héctor Manuel Cabrera Martín, Portavoz y Concejal del Grupo Político Municipal ASG en el Ayto. de Alajeró.

 

Se el primero en comentar en "Artículo de opinión: “Algo huele a podrido en el Ayuntamiento de Alajeró”"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*