Antonio Pastor | Turismo en manos de nuestros buitres

Si las necesidades del mercado turístico, al elegir Tenerife, se mantienen a pesar de que las aeronaves tienden a modificarse. La necesidad del transporte para trasladarse a las islas, existirá siempre aunque los destinos, como la tecnología queden obsoletos. Hace unos sesenta años conocíamos, superficialmente, nuestras potencialidades descubiertas por la Organización Mundial del Turismo (OMT), quien recomendó el destino como potencialmente turístico, para sacarnos de la miseria. En la actualidad los responsables, en turismo, no entienden u olvidan el verdadero sentido, de potencialidad, del destino.

Antes decían que los viajeros venían por el buen tiempo, se referirían al clima. ¿Y el entorno? Al no existir un portafolio en turismo, se trabaja sin objetivos, tal vez a golpe de estadística, con información a toro pasado, de cada temporada alta o baja. Algo no funciona en la consejería de turismo. Rechazan nuestra historia. Como recordarles a los ingleses, la Gesta del Almirante Horacio Nelson, junto a la generosidad de los tinerfeños, en su recuperación. También al Teide, como símbolo archipielágico, el más reconocido a nivel mundial. No lo incorporan, como punta de lanza, en las promociones turísticas. Es una prueba más de que se sigue planificando las políticas del marketing mix, de forma descoordinada, carente de conexión y en contra de nuestros valores autóctonos. Somos y seremos siempre, Las Islas Afortunadas.

Cuando uno de los fantasmas político, que no es presidente ni consejero de turismo, del desgobierno canario de los cardos, que no de las flores, se autoerige responsable de turismo, como por arte de magia, entramos en la debacle turística. No puede entender que el mercado turístico actual ya no reacciona con las estrategias que funcionaron en el pasado. Pero habrá que reubicar el concepto sobre la importancia del destino por el cual   fidelizamos a los viajeros, reordenando sus conexiones mentales y experiencias, ya existentes.

Hoy recibimos al turista tecnológico. Comprobarán que los fondos buitres y las tecnologías, desequilibrarán el destino, las familias, los negocios, en tiempo record.

Es el momento de posicionar, un equipo de trabajo permanente, 24 horas, en Gran Bretaña, consolidando los pasos necesarios y haciendo del Brexit una utopía, recuperando el turismo británico. Impidiendo la venta  a los buitres, de hoteles, hasta su regulación y control. No se aprovechan las oportunidades del mercado en toda su amplitud, nos mienten, tampoco corrigen las amenazas para mejorar nuestros puntos débiles. Pero gestionar, la política turística, no se gestiona.

El posicionamiento responsable, se centra en la forma en que nuestro destino, es percibido en la mente del viajero en el momento de elegir. ¿Acaso hemos conseguido reactivar sus necesidades y expectativas vacacionales? Lo cierto es que Canarias descapitalizada, sigue cayendo vertiginosamente, por un acantilado incierto. Seguro que el político y único responsable de turismo ¿seguirá sin entenderlo?

La pandemia deja de ser una excusa, cuando salimos de las trincheras y nos enfrentamos en origen, in situ, al miedo, a la realidad, y al coste que sea, y ganar. Para eso hay que pasar hambre y vivir de lo que producimos, cada día sin que nadie te ayude, y  no seguir en el túnel del confort, viviendo de lo que te regalan cada mes, por el mero hecho de ser político. Entiéndalo. Turismo hoy, es una jungla. No un monte de laurisilva.

¡A remangarse toca!

Por: Antonio Pastor.