Antonio Pastor | El milagro de su mente (Parte II)

PASTOR ABREU,  ANTONIO*

Dicen que existe muy poca diferencia entre los diversos tipos de metas. Para un joven podría ser acceder a equipos con las nuevas tecnologías. Para una secretaria, un viaje o un seminario de especialización. Pero usted tiene su propia meta y está seguro que conseguirá, con persistencia, aquello que desea. Es aquí donde su mente entra en juego.

Todo aquello que significa algo para nosotros nos llega a través de nuestra mente. El amor de nuestras familias, los negocios, nuestras habilidades y conocimientos etc. Nos estamos desarrollando de forma tan rápida, que hemos llegado más lejos, en el camino del progreso, en los últimos cuarenta años, que en todos los siglos precedentes en la historia de la humanidad. Hemos alcanzado en el área de las ideas, y del progreso humano en general, un nivel tan alto que nunca antes hubiera sido soñado. O tal vez sí.

Le propongo un sencillo ejercicio: Elija una hora al día, preferiblemente la primera hora de la mañana antes de que alguien más se levante. Quizás de madrugada. La casa está silenciosa puede que una taza de café  o té recién hecho, sería el inicio para empezar a hacer trabajar su mente. Durante esta hora diaria elija una hoja en blanco. En la parte superior escriba su meta claramente y de forma sencilla. Esto lo han hecho la mayoría de las personas de éxito. Pensar.

Entonces, ya que nuestro futuro depende del modo en que manejemos nuestro trabajo, escriba veinte ideas para mejorar lo que actualmente hace para ganarse la vida. Piense en veinte posibles maneras mediante las cuales el trabajo que ocupa la mayor parte de su vida pudiera ser mejorado, haciendo que su empresa también mejore con usted.

Pero antes, recuerde dos puntos muy importantes con respecto a lo que le propongo:

Esto no es particularmente fácil. Y la mayor parte de sus ideas podrán no ser muy buenas. Cuando digo que no es fácil es porque vamos a iniciar una nueva actividad. En un principio, va a encontrar que su mente está un poco reacia a ser manejada y a ser sacada de su rutina habitual.

A medida que piense en su trabajo y en las formas en las que pudiera ser mejorado, aprovéchela  para escribir todas las ideas que le vengan a la mente por absurdas que le parezcan.

¡Qué es lo que puede pasar! Algunas de sus ideas van a ser buenas y valdrá la pena probarlas en su trabajo. Otras no lo serán tanto. Lo más importante sobre lo que significa esta hora extra, es que le ayudará a grabar su meta, en su mente subconsciente, poniendo en marcha la máquina vital. La autosugestión. Podrá visualizar su idea, en su trabajo, en su negocio, antes de plasmarla, como si un video pasara por su mente,

La primera cosa que hará cada mañana es escribir veinte ideas el primer día, totalizarían cien a la semana. Al hacer esto percibirá que su mente se encontrará trabajando durante todo el día, y en los momentos más raros, cuando menos lo espere, tendrá ideas verdaderamente asombrosas.

Cuando esto suceda, escríbalas inmediatamente tan pronto como pueda.

Sólo se necesita una gran idea para que pueda revolucionar completamente su trabajo y como consecuencia, su vida. Aunque esto no funciona con la ley del mínimo esfuerzo. Si para desarrollar los músculos de su cuerpo se esfuerza y persiste cada día. La mente se desarrolla de la misma manera, la diferencia es que la recompensa está fuera de toda proporción concebible en lo que se refiere a tiempo y energía utilizada. Una hora al día ¡vale la pena! Es como dedicar cinco horas a la semana en busca de una veta de oro, hasta que la encuentras. ¡Salvo que desees seguir, siendo mantenido, por el Estado!

*AIPET.

 

Se el primero en comentar en "Antonio Pastor | El milagro de su mente (Parte II)"

Deja tu comentario

Tu dirección email no será publicada.


*