Antonio Pastor A. | La recuperación se hace patente

Hace un tiempo atrás escribía acerca de que en la hostelería,  empresas de restauración etc., se detectaba que los profesionales, servían pero no vendían. En pocos meses, la mediana y gran empresa,  pondrán  en marcha el mecanismo que debieron activar entonces, conscientes de la situación actual con – El intraemprendimiento -. Implementando los cambios, justo en el momento, vislumbrando el presente continuo pero sin perder de vista el futuro, en la competitividad empresarial.

Es cierto que en el transcurso del tiempo se adoptaron fórmulas que se pensaban eran las más adecuadas para incrementar la producción y venta de  artículos y mercancías, con cuya gestión, decían era más bien piramidal, en la empresa privada y con menos incidencia en las familiares. Se ha tardado mucho tiempo en implementarse, aunque las grandes empresas – conscientes de la pérdida de competitividad – empezaron tímidamente a cambiar el proceso jerárquico de gestión, desde abajo hacia arriba. En definitiva, invirtieron la pirámide. Ahora la información llega a la dirección, desde abajo o del cliente interno, hacia arriba.

Incentivar – motivar al empleado – se consideraba como, otro motivo de remuneración, en vez de reconocer sus ideas pues en ocasiones desafiaban la jerarquía, quizás a la cúpula empresarial que aplicaba el ordeno y mando en vez de adoptar las ideas, del intraemprendedor, invirtiéndola en su empresa. El estancamiento, la rutina estaba garantizada. De ahí que los profesionales creativos, evitando convertirse en ejecutivos ferrosos, oxidados en el tiempo, llegado el momento, se veían obligados a cambiar de empresa. Al comprobar que la empresa no percibía la importancia del  intraemprendimiento. Lo tenían claro. Esa, no era su empresa.

Al parecer el Global Entrepreneurship Monitor (GEP) 2019 en lo relativo a la actividad intraemprendedora, que tan solo el 1,7 de la población española de 18 a 64 años entrevistada en la edición del Observatorio del Emprendimiento de España opinaba haber participado/liderando la puesta en marcha de ideas emprendedoras para las organizaciones en las que trabajaba en los últimos tres años. Muy lejos, del grupo de países con un alto nivel de ingresos (4,2).

Según el informe, la actividad intraemprendedora está estrechamente vinculada a la madurez de ecosistemas emprendedores e innovadores. Desde Indra,  uno de los secretos de la innovación es promover el intraemprendimiento y confirma que, hace años se promueve este tipo de iniciativas emprendedoras retando a sus 49.000 profesionales a encontrar respuestas tecnológicas a desafíos actuales a través de su programa Innovators. En su componente social y medioambiental, convoca cada año a sus profesionales de todo el mundo para que ofrezcan ideas que ayuden o den respuesta, a través de la tecnología, a retos concretos de innovación.

El primer premio Innovators 2020, fue para una sala virtual que mejorará la gestión de crisis en tiempo real. Así hasta cuatros premios ganadores que dieron a conocer el pasado 10 de diciembre. En Canarias, a pesar del descalabro gubernativo. Los empresarios están planificando la nueva era de gestión empresarial, con las nuevas tecnologías y la robótica. El Foro Económico Mundial, señalaba hace unos meses que  más allá de proporcionar beneficios sociales, el intraemprendimieno social corporativo motiva a los empleados. Aumenta la innovación, e incita a la transformación corporativa. Y siguiendo la estela de Rocío Eguiraun Directora de Bankia Asset Management. La recuperación se hace patente. ¿Sabremos cómo hacerlo?

Antonio Pastor A.