Romeo y Julieta se enamoran en las calles empedradas del casco de Arona

Recolectoras de Cochinilla.

Las calles y edificios del conjunto histórico se llenan de estampas costumbristas, folclore, artesanía, juegos tradicionales y la mejor gastronomía canaria

Arona ha querido mostrar al mundo su casco antiguo, su patrimonio cultural y tradiciones con un día en el que el conjunto histórico ha abierto sus puertas a miles de visitantes y lo ha hecho con unos guías turísticos singulares, Romeo y Julieta, los Montesco y los Capuleto, que han acercado la arquitectura e historia local a visitantes de toda la Isla y de diversos países, pero también a los propios vecinos del municipio. Los personajes de esta historia universal han permitido integrar a diversas nacionalidades en una ruta plagada de estampas costumbristas, el folclore de las agrupaciones del municipio (reconocidas internacionalmente), una feria de artesanía y gastronomía canaria, talleres de juegos tradicionales e, incluso, la oportunidad de aprender a cocinar nuestros platos y degustar, de la mano de chefs y maestros pasteleros, la mejor cocina que se puede probar en Arona.

Y entre los turistas ingleses, alemanes, italianos, belgas, suecos e incluso norteamericanos, hubo dos que atrajeron toda la atención. Romeo y Julieta, los protagonistas de la historia de amor más conocida de todos los tiempos y que no necesita traducción, escogieron Arona para recordar a su creador, William Shakespeare, en el 400 aniversario de su muerte.

Burka Teatro representó esta trágica historia y les convirtió en parte de una ruta en la que un historiador del arte explicó todos los detalles sobre el patrimonio presente en el conjunto histórico, declarado Bien de Interés Cultural y representante del singular modelo arquitectónico de los siglos XVII y XVIII en la comarca sur de Tenerife. Teatro y patrimonio se fusionaron como punto de partida para recorrer las calles y edificios del casco, todas con actividades estructuradas de forma temática.

Uno de los principales focos culturales fue la renovada Casa de la Bodega, una construcción del siglo XVIII que, durante todo el día, albergó exposiciones como la relativa a la historia y elaboración de la roseta artesanal de la zona; la obra del artista internacional y pregonero de las Fiestas Mayores, Yamil Omar Walls, una muestra sobre la cultura del camello en el municipio o la exposición fotográfica Arqueología Nocturna en Arona, de la mano de la arqueóloga Beatriz Gallego y del fotógrafo especialista en cielo profundo Emilio Rivero. Y, además, una representación teatral de la recogida de la cochinilla, a cargo del alumnado de Baile canario del Casino de Arona y la Academia Dile que Sí, y el concierto íntimo Entre diez cuerdas, con Itahisa Darias y Fran Yanes.

La música y el canto llenaron todo el casco con las actuaciones de las agrupaciones folclóricas Herederos de Chasna, Amigos de Punta Rasca, Verodal, I´Gara y la Escuela Municipal de Folclore de Arona, que recorrieron los distintos escenarios ubicados por el casco.

Y también gastronomía. Así, la plaza de La Paz fue la zona gastronómica, con varios show cooking organizados por el restaurante Lajar de Bello y la pastelería Aroma, acompañados de actuaciones musicales de las agrupaciones folclóricas y de una degustación de comida canaria a cargo de la Asociación de Cocineros y Reposteros de Canarias (Acyre).

Las calles también se llenaron de actividades, con una muestra de artesanía y gastronomía canaria en la calle Domínguez Afonso; las actividades para toda la familia en la calle del Medio o los talleres de juego del palo, tintes naturales, gofio amasado y de elaboración de mojos, todos en la calle La Luna. Y para llegar al casco, se habilitó una zona extra de estacionamiento y un servicio circular y gratuito de guaguas durante todo el día desde los núcleos turísticos de Los Cristianos y Las Américas.

Las casas se abrieron a los visitantes, como la antigua venta de la calle El Calvario o la de Joseito, que acogió una exposición de juguetes tradicionales, además de la sociedad Casino de Arona, que ofreció un taller de timple y acogió una de las estampas costumbristas que la Asociación Cultural Thynisara ofreció en diversos puntos del casco. Y mientras, doña Panchita y don Pepe, unos títeres muy canarios, retaban a los asistentes a mostrar sus conocimientos o descubrir el léxico canario.

 

Día del mayor

Además, los mayores de todo el municipio se sumaron a este Día de las Tradiciones y escogieron el casco para celebrar el Día Internacional de las Personas de Edad, que este año está dedicado a concienciar contra la discriminación de las personas mayores, focalizando la atención sobre los estereotipos negativos y las ideas falsas acerca del envejecimiento y la vejez. Para festejar este día, el CEIP Óscar Domínguez acogió un almuerzo de comunidad que incluyó actuaciones del Trío San Martín y el grupo Al Son.

La fiesta continúa esta noche con otra de las novedades del programa de este año, la Noche del Humor, que subirá al escenario a Manolo Vieira y Aarón Gómez.

El domingo (2 de octubre) tendrá lugar la tradicional ofrenda lírica, folclórica y floral a Nuestra Señora del Rosario, este año en horario de tarde y tras la misa solemne y la procesión de la imagen. El lunes, será el día central de estas fiestas también en honor del Santísimo Cristo de la Salud, con la misa cantada por el grupo ALSUR y la posterior procesión, en la que se cantarán malagueñas al paso de las imágenes.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram