Tenerife | FEPECO pide unidad a todas las fuerzas políticas para mejorar las infraestructuras eléctricas

La falta de valentía política de los políticos insulares ha propiciado que Tenerife esté en precario.

Oscar Izquierdo presidente de FEPECO, manifiesta la necesidad de aunar energías y nunca mejor dicho, para trabajar juntos en la solución al problema de la precariedad de las infraestructuras en Tenerife en general y en concreto, en las eléctricas. Tirándose los trastos entre gobierno y oposición, sólo van a conseguir más apagones, cronificar el problema y alejar soluciones viables.

El Cabildo de Tenerife, en su día, también claudicó ante los noistas y no fue valiente para tomar las iniciativas oportunas que propiciaran una modernización continua de la central de Caletillas, que permitiera dar seguridad al sistema ante cualquier inconveniente o accidente. Se antepusieron populismos demagógicos y fundamentalismos ecologistas, que han propiciado una parte de la responsabilidad de la deficiente dotación del sistema eléctrico en la isla. La Central de Caletillas debería actualizarse con grupos nuevos que sustituyan a los antiguos, para seguir manteniendo la suficiente potencia de respaldo que de seguridad al sistema. Siempre en el bien entendido, que las energías renovables deben incrementarse y utilizarse con preferencia, cuando de ellas se dispongan.

El transporte de energía eléctrica de más de 66Kv es de competencia de Red Eléctrica, como transportista y también tiene el encargo de ser el operador del sistema, que es el que establece los protocolos para las reposiciones y para todas las operaciones de integración del sistema, es decir, integra, armoniza y coordina el conjunto de participantes en el sistema (generador, trasportista y distribuidor). El Gobierno de Canarias autorizó muchos proyectos de transporte de energía eléctrica, siendo Consejera de Industria del Gobierno de Canarias, Paquita Luengo y en esos procesos de autorización de esas líneas de transporte, el Cabildo de Tenerife no fue especialmente opositora, pero si ha tenido un papel importante en la oposición a buscar una solución al futuro de la Central de Caletillas, utilizando el Plan Insular para declararla a extinguir. Esto último impide cualquier mejora en la misma y no olvidemos la importancia de esta Central, que ha quedado de manifiesto en estos ceros energéticos, por cierto, los dos provocados en Granadilla.

Los encargos hechos por el Gobierno de Canarias al Cabildo de Tenerife para hacer realidad los saltos de agua o bombeos y almacenamientos que, por cierto, sería un paso importantísimo para las energías renovables y para la seguridad del suministro, no fueron realizados, a diferencia del Cabildo de Gran Canaria que se sumó con entusiasmo al proyecto de Chira Soria, que está en camino de ser una realidad. En cambio, en Tenerife, se quedó, como siempre, en hacer estudios que se pagaban y después se guardaban en la gaveta, porque no hubo valentía política para seguir adelante.