FEPECO recalca que la construcción está estimulando la recuperación económica

Oscar Izquierdo, presidente de FEPECO, señala que es la hora de la construcción, siendo optimistas y estando convencidos que esta crisis la vamos a superar más rápido de lo que dicen los profetas de calamidades, instalados en la política, en algún ámbito empresarial y en el mundo académico. Los parámetros que miden la evolución del sector señalan que estamos asistiendo a una recuperación en forma de V, como lo reflejan las gráficas de los datos oficiales disponibles. Los pronósticos atisban que a finales del mes de julio llegaremos a tener las mismas cifras que antes del comienzo de la crisis provocada por el COVID-19. Está siendo una remontada rápida y con efectos positivos para toda la economía. Posibilitando la creación de empleo directo e indirecto e induciendo la recuperación de otros sectores económicos, como demandante de insumos, principalmente de los ámbitos industrial y comercial.

Al estar conformado mayoritariamente por pymes, sobre todo, por microempresas y con una representación significativa de los autónomos, tiene una capacidad de propagación indudable, a lo que hay que unir su amplia expansión territorial, ya que la localización geográfica de su actividad es casi total en cualquier territorio. Las dos actividades primordiales son la construcción de infraestructuras y la vivienda, sin olvidar la fabricación de materiales, junto al comercio y la distribución de los mismos. Destacando actualmente la reforma y la rehabilitación edificatoria, que cada vez tienen un auge más significativo, empujado por los retos y recomendaciones de la Unión Europea en materia de eficiencia energética, cambio climático, accesibilidad y conservación.

En marzo, como consecuencia de la declaración del estado de alarma y la consiguiente paralización de la economía en general, empezó a notarse un descenso significativo de la actividad, que se profundizó en el mes de abril, con una pérdida importante de empleo. Ya en el mes de mayo, comenzamos la reconstrucción, sumando los primeros datos positivos, que se han confirmado en el mes junio y siguen en senda alcista en lo que llevamos de julio, donde a finales de mes, esperamos volver a tener los mismos ratios que antes de empezar la crisis del coronavirus.

En mayo y junio hemos creado en la provincia de Santa Cruz de Tenerife 2.481 nuevos empleos, aumentando también el número de trabajadores autónomos. En la provincia de Las Palmas el aumento fue de 2.196 nuevos trabajadores, lo que hace un incremento autonómico de 4.677 nuevos afiliados a la Seguridad Social en el sector de la construcción, en los dos últimos meses.

El consumo del cemento también refleja una mejoría significativa, siendo los datos del mes de junio los mejores del presente año, muy por encima de la media del consumo mensual de los 6 primeros meses.  Entre mayo y junio se han consumido 7.898 toneladas más de cemento que en el mes de abril. En cuanto al consumo de hormigón son paralelos, teniendo igualmente en el mes de junio el mejor dato del presente año y también muy por encima de la media de consumo mensual de los 6 primeros meses. Entre mayo y junio se han consumido 11.000 toneladas más de hormigón que en el mes de abril. El consumo de áridos en la isla de Tenerife, a pesar del parón producido por la crisis del COVID-19, mantiene en los 6 primeros meses del año unos parámetros casi iguales al mismo periodo del año pasado.

Casi 5.000 empresas conforman el tejido empresarial del sector de la construcción en Canarias, lo que supone un 10% de las empresas inscritas en la Seguridad Social en nuestra Comunidad Autónoma. Toda una garantía para confiar en una pronta recuperación económica. Los empresarios, lo que necesitamos es que nos dejen trabajar con libertad, con reglas claras y seguridad jurídica, para saber en todo momento, donde, cuando y como se puede construir en el lugar señalado y que las administraciones públicas, sean más eficientes a la hora de diligenciar los distintos expedientes, que se convierta más en ayudadora que en entorpecedora de la actividad económica.