MiradasDoc inicia una nueva etapa con una declaración como espacio de resistencia

Premio ‘Mirada Personal’ al director israelí Avi Mograbi.

El Festival y Mercado Internacional de Cine Documental de Guía de Isora entrega el premio ‘Mirada Personal’ al director israelí Avi Mograbi por la “genial anomalía” de su obra.

MiradasDoc, el Festival y Mercado Internacional de Cine Documental de Guía de Isora, inició este viernes una nueva etapa con una declaración como espacio de resistencia frente al atasco moral del presente. En el escenario del Auditorio de este municipio del sur de Tenerife (Islas Canarias) se encontraron el director israelí Avi Mograbi, que recogió entre aplausos el premio Mirada Personal, y los españoles Álvaro Priante e Iván Roiz, que estrenaron esta noche en MiradasDoc su documental Gigantes descalzos. Con Mirada Personal, el festival reconoce la aportación del trabajo de un director de cine documental a la creación de un lenguaje nuevo y propio, que explore las fronteras del género.

Esta nueva fase de su desarrollo supone para MiradasDoc el reto de que el incremento de películas seleccionadas, de directores y productores presentes, de prensa acreditada y de participación en el mercado se vea acompañado del mantenimiento de los objetivos de siempre, sin perder su esencia y con un mapa trazado para evolucionar sin extraviarse. El festival y el cine que lo nutre se erigen “en exiguos garantes de otro mundo posible: ventanas abiertas sin miedo y sin reparos, de par en par, a todos los aires y a todas las luces”, aseguró el director del festival, Alejandro Krawietz.

 

MiradasDoc se declaró desde el arranque de su undécima edición como un espacio de resistencia frente al nuevo ascenso del fascismo económico e ideológico en Estados Unidos, en Holanda, en Austria, en Rusia, que “no puede explicarse sino por el modo en que la ciudadanía acepta la configuración de su propia realidad excluyendo de ella —ignorándolos— los datos y los hechos que la conculcarían”, dijo Krawietz, quien destacó que los electores que impulsan este ascenso votan a sus líderes movidos por “criterios en los que no han intervenido más discursos que los propios: los revelados por líderes que poseen cierta concomitancia con un salvador, con un guía o con un chamán. Se trata de ciudadanos dispuestos a gritar, a cada paso: ¡el presidente nos salvará!”.

“El atasco moral de carácter planetario” causado por la crisis se acuna en “espacios de información y conocimiento inconexos y descontextualizados”, frente a los que MiradasDoc se presenta como un ámbito de reconocimiento de “la realidad que es”, porque “la cultura sabe que la realidad no puede fabricarse, ni puede ser objeto de elección. Hay lo que hay”, sentenció Krawietz, y muchas de las películas que forman parte de la selección de MiradasDoc en este año “impugnan, desde los hechos, esa forma de un mundo reducido a cápsulas”.




Avi Mograbi

El director israelí Avi Mograbi recogió el premio Mirada Personal por ser “una genial anomalía en el mundo del documental contemporáneo”, porque su obra se sostiene a través de las máscaras, el humor o de la mezcla de los géneros, en el que cada personaje es casi siempre un sumatorio de todas sus máscaras. Pero, además, el humor atraviesa sus películas como una veta integral y como marca de inteligencia constructiva. El público podrá conocer una selección de su obra en la muestra informativa que le dedica el festival el lunes 30 de enero a partir de las 17.00 horas.

Por su parte, el alcalde de Guía de Isora, el socialista Pedro Martín, destacó que “vivimos la sociedad de la posverdad, una sociedad en la que la verdad es más importante si somos capaces de crearla que si realmente existe”; en cambio, MiradasDoc representa “una alternativa sin intermediación del mensaje que creemos más veraz. Y como, además, no hay nada perfecto, tenemos luego la posibilidad de cuestionar este mensaje. Por eso creo hoy más que nunca en el compromiso de las instituciones públicas por acercar este modo de reflexión y por permitir el encuentro entre quienes han creado el documental y los ciudadanos que venimos a verlo”.

El estreno de la película Gigantes descalzos (63’, Holidays Films y MM 4 Producciones, España, 2016) iluminó por primera vez la pantalla de esta undécima edición para mostrar la lucha por salir de la marginación y acabar con la pobreza en las montañas por parte del pueblo indígena mexicano triqui. En esta lucha, el baloncesto ha sido el factor diferencial. El público tuvo la oportunidad de conocer a un grupo de niños y niñas capaces de ganar campeonatos a lo largo y ancho del mundo pero que, sobre todo, representan la ilusión y el ejemplo a seguir para toda una generación.

Con este primer encuentro en su cita anual con el público, MiradasDoc da paso a un programa de otros siete días para asistir a una crónica del estado social del planeta sin intermediaciones, a través de cerca de 90 películas, entre las que compiten en la sección oficial y las que participan en las muestras informativas. Este año, el festival avanza por territorios amplísimos, de Myanmar al Tíbet, de México a Polonia, de Túnez a Kazajistán, de Kenia a Estados Unidos. Las películas que forman parte de la selección recuerdan a cada paso que, aunque son los hechos, y no los meros deseos, los que construyen lo real, son sin embargo los deseos, y no los hechos, los que construyen los sueños.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram