¿Somos o no somos ignorantes?. Sin ánimos de insultar. Somos libres

Por Juan Santana. 

¡A saco!, ¿Se fueron los reyes magos o llegarán todos los meses a tu casa a través de recibos desde el lejano Oriente?. Chiquitos toletes “somos” los seres humanos como rebaños de ovejas todas juntas a comprar el regalo, sintiéndonos obligados, porque como digas algo en contra serás el gilipollas de la sociedad de consumo y punto pelota.

Ahora llegan los carnavales, con más de lo mismo, yendo a comprar disfraces de muchos colores, pero gracias a los chinos compran barato, aunque cada año son menos chinos, porque los precios están llegando a ser similares a los normales. Una vez acaben los carnavales, entramos en semana santa, con el bombardeo de publicidades para las vacaciones y si tenemos buen tiempo, las noticias televisivas con el mismo rollo de todos los años, restregándonos las playas cargadas de personas tostándose al sol como si fueran teléfonos móviles cargando baterías y todavía cientos de miles de personas, leyendo la carta de los reyes magos con el pago de la tercera cuota de una chaqueta de noventa euros, que tal vez en Noviembre si vuelve el frío puede ser utilizada. Termina semana santa y  entramos en la entrega de orla, otro de los muchos inventos saca perras, porque educación y amor vienen de amortizar, pero el verano está encima y nuevamente la buena vida.

 

Es obvio que estamos hablando de las personas con la suerte de vivir de p. madre sin preocupaciones económicas porque estudiaron y merecen vivir de esta manera, además de aquellos con la suerte a favor, porque como decía mi padre que era un sabio, en la vida influye el factor suerte con dinero o sin dinero. Este año los reyes se portaron muy bien conmigo, porque llevaba más de cinco o seis años sin aparato de música y ahora tengo una buena columna que conecto a un cable y suena maravillosamente bien, además un juego de cuerdas nuevo y afinador de guitarra, pero por encima de todos los asuntos materiales están los valores morales en el sentido de seguir creciendo como bestias humanas.

Este año dediqué más tiempo a las reflexiones llegando a la conclusión de que los amigos son los mejores regalos del mundo, si tienes la suerte de tenerlos y seguro que muchos comprenderán estas palabras. Estas navidades sentí algunos amigos tristes, porque los sentimientos llegan a nuestras almas y por más duros que algunas personas quieran hacerse, estoy convencido que por dentro están llorando de pena.




Todo tiene un límite en la vida, todo nos llega tarde o temprano y el mundo está demasiado entremezclado en todos los sentidos, por diferentes culturas, creencias religiosas, educaciones de aquella forma y un sinfín de cosas buenas y  mierdas por un tubo. El transporte y todos los medios de comunicación en general han llegado demasiado pronto porque el planeta es real, no es virtual con teclados para enviar watshapp estúpidos con vídeos de penes grandes haciendo el amor con chicas obligadas o voluntarias o diferentes vídeos cortando cabezas, como envían desde Venezuela a un amigo mío y al final son segundos de imágenes que pasarán importando un rábano, porque somos así de imbéciles, o estamos obligados a seguir buscando el pan de cada día si o sí. Es la vida y ser realista es muy duro, pero ayudará a seguir caminando hasta llegar al final de tu historia y cada cual sabrá la suya. Gracias por regalarme un poco de tu tiempo, el tesoro más valioso del ser humano. El tiempo pasa y jamás volverá. Se me hizo corta la carta. Un saludo.

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram