Silencio y Reflexión. Silencio y Reflexión. Silencio y Reflexión

Antonio Machado.

Por Juan Santana

En estos tiempos, la palabra silencio, está olvidada y solamente recuerdas dicha palabra, cuando entras en algún hospital o cualquier lugar público que requiera dicho silencio, por respeto, para no molestar. Parece que el silencio, está mal visto, no venden, no funciona y ¿Cuántas veces vemos tertulias en televisión dónde todos saben todo y hablan a la misma vez y  no entendemos a nadie?. El silencio, debemos fomentarlo, como algo obligatorio o imprescindible, para meditar como hacían antiguamente los monjes, que alguno quedará todavía. El silencio total, parece que es imposible, porque desde tu propia casa, estás trasladándote sonidos de puertas, televisión, si tienes familia estarás compartiendo cualquier tema, música, un sin fin.

Deberíamos trabajar más el silencio, además de las auténticas y buenas actitudes, para pensar en nuestro comportamiento individual y social, reflexionar en tantas noticias negativas que vemos y escuchamos todos los días, pareciendo que no nos importa nada, o nos aguantamos y punto pelota. Cuando estás en silencio, hablas contigo y si eres sincero contigo mismo, que seguro que tan tonto no seremos, pues imaginamos el sufrimiento interior, sin entrar en detalles. Por eso quemamos, con deporte o cantando la rabia, como cuando los coches aceleran, sacando la carbonilla. El silencio cura, relaja, amansa las fieras. En silencio, muchas personas  hablan con sus dioses, sueñan con aquello imposible porque soñar es vivir y reflexionamos para organizar nuestras cosas.

¿Han escuchado el poema «Retrato» de Antonio Machado, «Conservo con el  hombre, que siempre va conmigo, quién habla solo esperar hablar a Dios un día, mi soliloquio es plática con ese buen amigo, que me enseñó el secreto de la filantropía». Los budas, también tienen sus formas de actuar ante la vida y no es fácil, “Tu silencio interno te vuelve sereno. Haz regularmente un ayuno de la palabra para volver a educar al ego. Practica el arte de no hablar. Progresivamente desarrolla el arte de hablar sin y habla contigo emplazará tu personalidad artificial dejando brotar la luz de tu corazón y el poder de la sabiduría el ‘noble silencio’. Gracias a esta fuerza atraerás hacia ti todo lo que necesitas para realizarte y liberarte. Así pues, quédate en silencio”.

Esta carta está inspirada, en una reunión que tuvimos hace unos días, para ver un corto con este título «Silencio y Reflexión», pero dicha reunión fue a las diez de la noche, cuando estaban viendo Eurovisión otras personas con todo volumen, no dejaban escuchar en el ordenador, pero para más inri, a los diez segundos aproximadamente de estar viendo y escuchando dicho vídeo, una persona de la reunión comenzó a degradar las imágenes. Silencio y Reflexión. Silencio y Reflexión. Silencio y Reflexión.

Estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.

 

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram