“¿Se puede perder hoy una obra genial o maestra de un artista en el mundo?”

¿La pregunta es simple, hoy, se perdería una obra realizada de un artista genial o una obra genial o una obra maestra, sea en un arte o sea en otro, sea en el arte plástico o en literario o en el musical o…? ¿Hoy con los medios de comunicación, con Internet, con miles de editoriales en el mundo como dijo un gran editor español no se perdería ningún Quijote, ningún Cervantes…?

  1. Este tema o cuestión de muy diversos modos y maneras se ha tratado de mil formas, pero no olvidemos por ejemplo que la fotógrafa Vivian Maier, no se perdiese y destruyese su obra fue en el último momento por una cuestión de azar.

Pero planteemos la cuestión de otro modo en la base de datos de Artprices.com que recoge índices de todas las subastas disponen de precios de 615.000 artistas de todo el mundo, de todas las épocas y de todas las culturas, añadamos a esas cifras cómo no existirán un millón de artistas de todas las épocas que no pasan a subastas sus obras, digamos varios cientos de miles que llegan a galerías profesionales, otros cientos de miles que ni siquiera son capaces de exponer en galerías profesionales, sino en la red cultural pública de forma más modesta o menos.

De estos últimos pongamos una cifra imaginaria, pueden existir medio millón o un millón de artistas plásticos en activo, en mayor o menor grado de obra y de calidad y de cantidad de obra actualmente existentes…

Imaginemos que existen en el mundo, pongamos entre medio millón y un millón de escritores, de todas las lenguas, actualmente vivos y activos en el mundo, realizando su pequeña o mediana o gran obra, en cantidad o en calidad…

Solo citamos dos tipos de artes, las artes plásticas, las artes literarias. Supongo que en el cálculo se podrán derivar de forma similar las mismas conclusiones o cuestiones a las artes musicales y al resto de las artes o incluso de las actividades humanas en general…

  1. Lo primero que hay que plantearse es qué sería hoy una obra maestra o genial, qué parámetros debería tener. Porque aunque se han abierto multitud de posibilidades y puertas y tendencias e ismos no todo se aprecia o no todo se valora igual.

Por otro lado hasta dónde sabemos si existen cien mil artistas plásticos vivos en el mundo o cien mil escritores vivos en el mundo, y cada uno de los primeros, entre todos los géneros realizan cada año cien obras, y los segundos, cien páginas escritas… Calculen ustedes la cantidad de obras y páginas escritas en diez años, en cincuenta años… Lo cual, nos lleva a concluir, que es evidente que no todo se conserva, mucho se pierde, mucho se autodestruye, mucho se destruye por desidia, adrede, falta de valor supuesto, cambio de domicilios, etc.

  1. Imaginemos hoy un escritor o un artista plástico, pongamos el caso que existan realizando obra hoy en el mundo medio millón de personas en todo el mundo… imaginemos que está metido en alguna ciudad, medio olvidada de Occidente, o en una ciudad olvidada de América del Sur, de Siberia, del Pacífico, de Asia…, que realiza su producción cultural artística o plástica o estética, y que si es obra de arte plástica expone en pequeñas galerías, o en galerías o salones de la administración pública cultural, o si escribe publica en pequeños periódicos, en algunas ediciones muy pequeñas de editoriales casi marginales o en Internet.

Imaginemos que en el océano de Internet existen un millón de webs (páginas, facebook, twitter, blogs y demás redes sociales) que tienen un contenido artístico plástico o artístico literario…

¿Hoy un Shakespeare, un Dante, un Miguel Ángel, un Picasso, un Kandinsky perdido en el mar ingente de internet o en el mar enorme del planeta no se perdería…? ¿Porque evidentemente hoy un Picasso no sería un Picasso sino sería otra cosa, un Proust o Joyce no sería un Proust o un Joyce sino serían otra cosa…? ¿Serían reconocidos hoy? ¿N o decimos que no serían reconocidos todos los genios y todas las obras maestras, sino si algunas se perderían o se olvidarían o se destruirían, después de hechas o fabricadas o construidas por mil motivos posibles…?

  1. Pero en cambio en las ciencias naturales y matemáticas es más difícil que se pierda una obra genial o maestra, porque los sistemas de verificación y metodología propias hacen posible ver con más facilidad lo publicado, lo construido, la novedad y la innovación del contenido de una producción cultural científica. O dicho de otro modo, los cinco famosos artículos de Einstein de 1905 fueron publicados en una revista científica, hasta donde sabemos sin problemas. Otra cosa es que después fuesen aceptados o entendidos por la mayoría de especialistas…

Por lo general en la actividad científica natural o lógico-matemática, si dichos productos, artículos en general o libros o conferencias si llevan la metodología y el formato típico de su especialidad son aceptadas por la publicación en los resortes existentes, cientos de revistas de cada actividad por lo general en el mundo. Y por tanto, quedan conservadas las producciones, si no son estimadas en el presente, al menos para el futuro, y generalmente se recuperan o se revisan los contenidos publicados o pueden hacerlo. Al menos a día de hoy, o en el siglo veinte. En siglos anteriores la cuestión es más compleja, por ejemplo, las leyes de Mendel, y lo que publicó pudo haberse perdido y fue recuperado casi por azar.

  1. ¿Pero en arte o artes nos encontramos con el primer problema qué es una obra maestra o genial, sea en un campo o sea en otro? ¿Qué parámetros existen o deben existir para saber lo que es una obra maestra, y no cambian estos a lo largo del tiempo y cuales son nuevos e innovadores las características y cómo reconocerlas…?

¿Y los sistemas de selección, según el arte, sean editores, sean revistas de la especialidad, sean críticos, etc., no pueden equivocarse, o dicha obra no pasar las puertas de selección de dichas obras, o quizás incluso perderse en y con el tiempo…? ¿O en esa ingente cantidad de obras y de autores, cómo encontrar que un grano de oro no se olvide entre cientos de millones de granos de avena o de trigo o de cebada o de arroz…?

¿Incluso en internet con cientos de miles de “sitios” culturales, de artes plásticas o de literatura no se puede perder o quedar relegado u olvidado la producción diferente, diversa, con otras características, con otras modalidades, con otras funciones, otras finalidades…

  1. ¿Esta usted absolutamente seguro que en el mar ingente de artistas y de todas las artes, de cientos de miles, de millones de autores, de docenas de millones de obras de arte o de artes, no se pierden obras geniales u obras maestras en el mundo, por diferentes motivos o razones, porque los autores tienen personalidades especiales o límites, porque su medio social es muy competitivo, porque no llega nunca a los sistemas de selección reglados o nunca son escogidos, por la enorme cantidad de producción en el mundo, porque las obras quedan en depósitos familiares o en cajones de despachos o en ordenadores, por existir o vivir en ciudades que no aprecia suficiente la producción cultural, porque existen personas que les cierran el paso, por multitud de otras razones posibles…?
  2. Para terminar solo quedaría una posible solución a dicho problema, es que existiesen en el mundo, centros documentales, sean reales o materiales o virtuales, dónde por especialidades, se conservase nombres y curriculum y obras de todos los que se dediquen a esa actividad, sin exigir otro requisito… por lo cual, por ejemplo, se creasen a nivel nacional o provincial o regional o local un centro documental de poesía, y en ese centro virtual existiesen acumulados miles o docenas de miles de nombres y autores que han producido poemas… y eso se conservase para el futuro, y quizás de ese modo, habría un lugar dónde ir, para buscar, un lugar para investigar, un lugar para estudiar, un lugar para realizar antologías, un lugar para conservar para el futuro… Y lo mismo, aplicado a novela, a teatro, a pintura, a escultura, a grabado…, en todas y cada una de las artes y de las actividades humanas. Hasta dónde yo sé, existen en la Piel de Toro, dos o tres centros documentales de esta manera en teatro o en música… ¿Pero por qué no se hace lo mismo en las demás actividades, ahora siendo virtuales, apenas tendría un coste económico…? Podrían realizarlos bibliotecas, fundaciones públicas o privadas, departamentos universitarios, editoriales, museos, centros de enseñanza, ong´s, parroquias, periódicos, etc.

Repito la pregunta ¿por qué no se hace a nivel regional o nacional un centro documental de poesía o de novela o de teatro o de pintura o de dibujo o de grabado, etc.? ¿Y de éste modo si habría posibilidades, no absolutas, pero si mucho más que ahora que se conserven todas las obras, todos los nombres, todos los autores, y quizás entonces, no se perdería una obra maestra o genial, porque si no se reconoce en su tiempo, por diversos motivos, habría alguna posibilidad de que se valorase o se recogiese en el futuro…? ¿Pero por qué no se hace, ni por la gestión privada, ni por la pública…? ¡Llevo más de treinta años planteando esta solución, y todo son silencios, para mí es un enorme misterio y enigma…!

https://www.facebook.com/cuadernossoliloquiosjmm    © jmm caminero

Facebook
Twitter
YouTube
Instagram